Europa en crisis (II)

enrique aguilarEn Italia la situación es bastante diferente, hay cantidad de mendigos en las calles y personas que tratan de ganarse la vida con música, piruetas y otras estrategias propias del tercer mundo.

Han perdido la confianza en sus políticos y nadie cree que la crisis sea fácil de superar. Su sueldo, si todavía lo tienen los trabajadores, se ha reducido en un 40% o 50 %, los demás están desocupados, subempleados o viviendo de las pensiones por desempleo. Esto ha reducido el poder adquisitivo y por lo tanto también la actividad comercial.

Pero la repercusión que más se nota es en la vivienda. En Italia y España se cuentan por cientos de miles las viviendas en la ciudad, el campo y la playa que se encuentran en venta y que nadie tiene dinero para comprarlas. Aun alquilar departamentos es una tarea casi imposible. El gobierno de  derecha de Rajoy en España ha aumentado los impuestos a un nivel  imposible para la población más pobre y ha disminuido las conquistas sociales que demoraron décadas en establecerse, como las de atención gratuita de salud y  de medicamentos.  
El turismo no ha disminuido, es posiblemente la  salvación del gran aparato desarrollado en Europa con este fin y el que les proporciona mayor cantidad de divisas.
Hay además en Europa, en medio de la crisis, un gran fenómeno que nadie le da importancia. Los países europeos (con la excepción de las luchas en la exYugoslavia)  no han vuelto a guerrear entre ellos ya casi 68 años, es más se han integrado en una unión, que con todos sus defectos,  sostiene un nivel de vida todavía bastante aceptable y por supuesto, muy superior a la mayoría de países del mundo.
Mientras sepan renunciar a su apoyo a todas las aventuras bélicas de EEUU, como la que está Ad Portas con Siria, los países europeos podrán invertir en temas mucho más importantes y su crisis ira poco a poco atenuándose.

 

Enrique Aguilar
neaguilarz@hotmail.com