Ética, política y democracia

Como ha sido una “tradición” en nuestro país, los movimientos y partidos políticos, en su mayoría, ratifican que son electoreros y, obviamente, los nombres que van apareciendo en cada una de las listas, con miras a las elecciones del mes de marzo de 2019, también, en su mayoría lo son.

Es curioso como los tiempos y las circunstancias, los cálculos y las aspiraciones se ponen de manifiesto, incluso, desconociendo los principios, la preparación que se debe tener, los compromisos asumidos que se olvidaron cuando asumieron sus dignidades y, principalmente, la honestidad y la ética política que debería estar en primer lugar de la lista de prioridades. Señores candidatos, no olviden que debe existir un nexo conceptual entre ética y política, a la vez que deben asumir el término democracia, no sólo como un sistema político, sino también como un sistema de valores. Ciudadanos, mucha atención a esto.