“Estuve en el mundo de las drogas, más de 20 años”

Ibarra. Orlando C. contó lo que ha sido de su vida, principalmente de las casi dos décadas que permaneció inmerso en el mundo del alcoholismo y la drogadicción.

“Yo empecé a los 14 años, estaba en el colegio, primero inicié fumando cigarrillos, de los normales, luego poco a poco fui probando el licor, el más barato, pero recolectábamos dinero con otros compañeros para comprar otros licores, supuestamente más caros”, dijo Orlando C., quien asegura que desde hace ya 11 años que no prueba ni una gota de alcohol.

Al momento es parte del Movimiento Internacional 24 Horas de Alcohólicos Anónimos, grupo Imbabura, el cuál funciona en el sector de Los Soles en San Antonio de Ibarra.

Testimonio. “Yo llegué a consumir marihuana, después de un poco tiempo encontré el bazuco, eso me acabó, terminó con mi vida. Poco a poco fui conociendo a los expendedores, al brujo como se le conoce, hice amistad y pues era quien nos daba esas sustancias. Las cosas se agravaron aún más cuando ya empecé a alejarme de mi familia, no me gustaba que me reclamen nada y mejor decidí irme con mis “amigos”, yo estuve 20 años aproximadamente en este mundo. Es muy feo y no le recomiendo eso a nadie”, dijo Orlando C.

Considera que prefería el alcohol porque era más fácil para encontrarlo, el licor lo mezclábamos con una “lechera” o con un poco de jugo de naranja, eso era para que le baje lo fuerte al licor puntas, para ponerle un ejemplo.

“Primero yo decía voy a tomar un día en la semana, pero eso se fue agravando hasta llegar a tomar entre 3 y 4 días a la semana.

Ya no iba a mi casa, me dedicaba a estar con los viejos moldes, viejas amistades, hacíamos bailes y hasta mujeres había en nuestro grupo. Ellas también se drogaban”, dijo el ciudadano.

Salí gracias a mi familia. “Yo inclusive, cuando estaba enfermo, había encontrado mi pareja sentimental, tengo tres hijitos, dos mujeres y un varón.

Cuando me casé con mi esposa yo seguía con las drogas y el alcohol, muchas veces quería llegar a la casa, pero me sacaban por el estado en el que yo llegaba.

Mi esposa fue un pilar fundamental para poder salir de esta problemática. Es por eso que decidí retomar mi vida, decidí buscar ayuda y pues ya estoy fuera del vicio desde ya 11 años. En el Grupo Ibarra estuve internado 8 meses. Al grupo yo llegué sin nada, eso me llevó a mi a recapacitar”, dijo el ciudadano de 43 años de edad.