Casi dos kilos de estupefacientes estaban camuflados en baldes de pintura

IBARRA.- Como operación ‘Pintor’ fue denominada la intervención ejecutada en el interior del Centro de Privación de Libertad Nro 1 de Imbabura, luego de que los agentes de seguridad penitenciaria y miembros policiales de la Dirección General de Inteligencia (DGI) descubrieran que dos baldes de pintura, que tenían como destino el interior del centro penitenciario, tenían un doble fondo en donde clamuflaron casi dos kilos de estupefacientes.

El hecho se produjo aproximadamente a las 16:15 del último jueves. Un ciudadano dejó la encomienda para que sea entregada en el interior del centro y, como de costumbre, los funcionarios del servicio penitenciario inspeccionaron los dos baldes de pintura color rosado y café, y se dieron cuenta que algo extraño sucedida.

En cada revisión se percatan hasta del último detalle y descubrieron que los recipientes tenían un doble fondo, en donde escondieron dos fundas con una sustancia de origen vegetal, que tras la prueba preliminar de campo, dio positivo para marihuana.

Al lugar arribó personal de la Jefatura de Investigación Antidrogas de la Subzona Imbabura, quienes, junto a los miembros de Criminalística, fijaron la evidencia y la trasladaron hasta la bodega de esta dependencia policial.

 

En el sitio, luego del pesaje, informaron que se trataron de 1 810 gramos de marihuana, que pretendían ser comercializadas a las personas privadas de libertad, en el interior del complejo penitenciario. En total 3 620 dosis de alcaloide fueron decomisados en el caso que fue considerado como de alta escala.