Estudio municipal es una alternativa al problema en la circunvalación

otavaloEl tema de la circunvalación en Otavalo, parece tener una solución. Al menos eso consta en las modificaciones que tiene el Municipio de Otavalo.


El estudio técnico será entregado el jueves en una reunión de alto nivel en Quito, con las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.
Ayer, Lucia Velasco, técnica de la Dirección de Planificación, hizo la exposición técnica del documento a unas 300 personas que llegaron desde distintos puntos de la ciudad, para conocer más del tema.
La vía de Circunvalación fue presentada en el año 2013 con tres accesos que son la calle Bolívar, la vía que conecta a Yanayacu y la calle Sucre desde su prolongación hasta la Panamericana.
Esto deja a Otavalo literalmente aislado desde sus parroquias, especialmente en San José de Quichinche una de las más perjudicadas, además de Santiaguillo, Imbabuela, Ciudadela 31 de Octubre, San Juan, cinco sectores afectados por la ampliación de la obra en el sector sur de Otavalo.
“Ante esto empezamos a realizar un estudio desde la municipalidad. Con nuestra propuesta ampliamos áreas especialmente al ingreso, concretamente en el sector de la gasolinera donde se da el inicio a la ciudad”, sostiene Velasco.

De acuerdo a este estudio no se presenta modificación alguna en este aspecto. Las variantes vienen en la avenida 31 de octubre donde se hace una prolongación que permite un ingreso fácil a la Universidad de Otavalo.
Con este cambio se también se benefician los barrios El Cardón bajo, El Rocío y la ciudadela Imbaya.
El otro acceso que debería mantenerse abierto es la vía de ingreso a Yanayacu, lo que permite comunicarse con la Jacinto Collahauzo cuata etapa hasta llegar a la vía Selva Alegre.
De acuerdo al estudio también se podría entrar por este lado hasta la parroquia de Quichinche.
Tras la protesta del pasado 11 de octubre, la preocupación de los dirigentes barriales y autoridades locales sigue latente. Desde el municipio se respalda el accionar de los afectados quienes salieron a las calles y rompieron parte de los bordillos de la obra que fue construida desde el Gobierno nacional.
Técnicamente al abrir estos espacios, se corre el peligro que los vehículos que salen de las calles urbanas ingresen a esta zona, catalogada de alta velocidad.
El jueves se espera que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, acepte la propuesta municipal.