Estudiantes del Teodoro marchan exigiendo que vuelva la paz a Ibarra

Ibarra. “La migración no debe ser penada, pero el delinquir sí, buscamos tener las calles de Ibarra llenas de paz, sin xenofobia y sin violencia”, dijo Ismael Escobar, mientras caminaba por la calle Simón Bolívar flameando una bandera morada con letras blancas que formaban la frase: la sociedad pide paz y seguridad.

Ismael, de 11 años, encabezó la marcha que se realizó este jueves 24 de enero de 2019 por la paz, organizada por la Unidad Educativa Teodoro Gómez de la Torre.

Cerca de 3 000 estudiantes recorrieron las principales calles de Ibarra hasta llegar al Obelisco, aquí el rector Juan Vásquez, entregó un manifiesto al gobernador Galo Zamora, donde exigen el respeto, la paz y solidaridad.

“Queremos que nuestra ciudad vuelva a ser lo que siempre ha sido, un paraíso de paz, tranquilidad y serenidad, donde todos nos sentimos orgullosos de vivir y recibimos con mucho afecto a los que nos visitan”, acotó Juan Pablo Rojas, vicerrector de este establecimiento.

Pedidos. “Aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, machismo y xenofobia no deben de existir”, esta fue otra de las frases que miles de jóvenes, padres y docentes gritaron en rechazo a los actos de violencia que se suscitaron en la ciudad el fin de semana.

Guadalupe Ordóñez, una madre de familia que acompañó en este recorrido a su hijo, contó que esta iniciativa es positiva, ya que enseñan a los hijos a no ser violentos y a vivir en paz.

“Lo que sucedió hace unos días, sí nos duele como mujeres y madres, nosotros no quisiéramos eso para nuestras familias”, indicó Guadalupe.

La violencia para esta madre no conlleva a nada bueno, “y ellos están aprendiendo eso, queremos que sean gente de bien y no que se vayan por el camino del mal”. Guadalupe cree que la ciudadanía debe acogerse al lado positivo de todas las cosas, “este es un pequeño aporte que podemos hacer para que todos tomen conciencia”.

El recorrido de la marcha inició en la avenida Teodoro Gómez de la Torre, luego pasaron por las calles Pedro Moncayo, Chica Narváez y se concentraron en el Obelisco.

Durante esta marcha el centro de la ciudad estaba resguardado por la Policía Nacional, en cada esquina, por lo menos se ubicaron tres uniformados.

Los Agentes Civiles de Tránsito también se unieron a este evento con la finalidad de controlar el tránsito.

Lesly Ortega, de 17 años, también fue parte de esta marcha, mencionó que la pérdida de Diana Carolina le motivó a participar en esta actividad para fomentar la paz y tranquilidad en la población.

Expresión. El rector Juan Vásquez durante su intervención, añadió que “solicitamos al Gobierno que se dé la seguridad por la vida de todos los ecuatorianos, no es conveniente seguir un minuto más en la situación que estamos viviendo, la fuerza pública no tiene la garantía para ejercer, están presos porque utilizan las armas o porque no las utilizan”, agregó Vásquez.

Además, precisó no están de acuerdo con la actitud de “algunos ciudadanos que el sábado y domingo actuaron contra hermanos venezolanos. La migración es un fenómeno social que viene dándose desde tiempos remotos y no se puede culpar porque es colombiano, argentino, chileno, ecuatoriano o venezolano”, concluyó.

Así mismo Sebastián Maya, presidente del Consejo Estudiantil, explicó que la principal prioridad es que se reformen las leyes en favor de los ecuatorianos, “se respalden la fuerzas armadas y el delincuente sea juzgado como delincuente”, aseguró.