Estudiantes del Teodoro Gómez exigen atención con violenta manifestación

Ibarra. Lo que empezó con la quema de tres llantas en las afueras del estadio de la unidad educativa Teodoro Gómez de la Torre, en Ibarra, terminó con una lluvia de piedras en contra de miembros policiales.

Uno a uno se fueron sumando los estudiantes y exestudiantes a la protesta. La falta de atención, la mala infraestructura, la necesidad de más docentes, un rector titular y que sigan siendo reconocidos como ‘Patrón Teodoro’, era el reclamo de los jóvenes.

Poco a poco los ánimos fueron subiendo. La llegada masiva de miembros de la Policía Nacional alborotó aún más a los jóvenes. Del estadio fueron saliendo los manifestantes con los rostros cubiertos y las manos llenos de piedras para atacar a los agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) y Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM), quienes intentaban reprimir la situación. Los insultos y piedrazos inundaron la calle Rocafuerte.

Preocupación. Padres de familia de la institución corrían de un lado para el otro con desesperación, queriendo llegar a las aulas de sus hijos para ponerlos a salvo. Aunque la gresca no ingresó a los patios, hasta la vereda se sentían gritos e inquietud de los estudiantes más pequeños, quienes solo escuchaban las sirenas policiales. De a poco los estudiantes fueron saliendo, mientras el rector encargado, Juan Vásquez, con nóminas en las manos, aseguraba que quienes organizaron la revuelta son exalumnos y que su estudiantado se encuentra en las aulas.

La autoridad mencionó que no existe todo lo necesario en la casona estudiantil y que, por la sobrepoblación, tuvo que hacer aulas en varios laboratorios, oficinas y bodegas.

Mientras Vásquez dialogaba con Diario EL NORTE, los manifestantes llegaron al lugar. Con las caras cubiertas mencionaban que su deseo es que Vásquez sea el rector titular.

Panorama. María Magdalena Pérez, madre de familia, mencionó que existe gran preocupación por la falta de infraestructura y equipamiento para los niños y jóvenes que se educan en el ‘Patrón Teodoro’.

“No hay pupitres, nuestros hijos tienen que madrugar para poder tener su asiento y muchos están dañados, por eso se pelean entre ellos; además, no hay material. Existen goteras, se están cayendo los techos, todo es un relajo”, mencionó la madre de familia, quién además fue la intermediaria para que, luego de más de tres horas, la protesta se termine y los estudiantes se retiren.

Contraparte. Oswaldo Mayanquer, representante de la Coordinación Zonal 1 del Ministerio de Educación, brindó declaraciones en vista de que “el coordinador Patricio Silva estaba fuera de la ciudad”. Se supo que estaba en Esmeraldas en una capacitación.

El funcionario señaló que están haciendo la evaluación del incidente ya que los estudiantes se han salido de contexto.

“No se conocían primero las peticiones reales de los estudiantes. En la institución hemos invertido USD 334 000, están dotados de seguridad y limpieza, tienen servicios de aseo y lavado, instalación y mantenimiento.

Complementamos los laboratorios con computadores y se realizó el análisis para ver si existe la necesidad de fortalecer con más maestros”, mencionó.

“Sabemos que se han infiltrado personas para agitar a los estudiantes ocasionando graves daños. Aquí existen niños pequeños y estaban totalmente asustados, tenemos que actuar con responsabilidad”, aseguró.

Incidente. A las 11:30 las agresiones culminaron. Dos estudiantes de 15 y 16 años y un exestudiante de 18 fueron aprehendidos por los agentes.

Dos miembros del GOE y tres del UMO, entre ellos una mujer, resultaron heridos luego de la violenta protesta estudiantil.