Estudiantes de la UCL a la espera de respuestas

p3f1IBARRA. “No nos han cumplido nada”, dijo Álvaro Chávez, egresado de la Universidad Cristiana Latinoamericana.
Ayer, un grupo de egresados y estudiantes de los últimos años de la entidad suspendida por el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, Ceaaces, llegaron a la entidad en busca de respuestas, pero nadie los atendió.

Preocupación. “Cuando nos anunciaron el plan de contingencia nos dijeron que todo iba a ser gratuito  e inmediato, pero nada nos han cumplido”, agregó Chávez.
Álvaro, junto a otros estudiantes de la UCL, llegó hasta el lugar, pero solo se encontraron con la puerta cerrada con candado.

El joven afirmó que  por un seminario de tesis deberán pagar 800 dólares.

“Llevamos meses en esta situación y no tenemos una fecha clara”, enfatizó.

En un comunicado dirigido al administrador temporal de la UCL, Roque Farto, los estudiantes se quejan de que no han podido verificar los récords  académicos.

También precisan que no cuentan con ningún tipo de información por parte del personal y que han recibido malos tratos.

En un diálogo con EL NORTE, Roque Farto informó que en Ibarra la UCL dejará de funcionar en las oficinas ubicadas en la  Pérez Guerrero y Bolívar y se trasladará al Centro Artesanal Pedro Moncayo; indicó que la atención se reanudará el próximo lunes 9 de julio.