Estudiantes de la U.E. 17 de Julio pusieron su ingenio en escena

Ibarra. Paneles solares, cercas eléctricas, apps, robots o modernas formas para encender motocicletas y automóviles fue lo que se observó en la feria organizada por la Unidad Educativa 17 de Julio, plantel que cumplió 45 años de vida institucional.

Novedosos proyectos. Los patios, talleres y aulas del centro de estudios se transformaron en verdaderos laboratorios, donde los estudiantes, en especial los que ya están a punto de terminar sus estudios secundarios, exhibieron sus destrezas, habilidades e inteligencia, ya que pusieron en escena novedosos proyectos que los tomó días, semanas o meses cristalizar.

Por ejemplo, quienes son parte de la especialidad de Mecanizado en Construcción Metálicas realizaron una serie de artefactos, entre ellos máquinas para gimnasios, parrillas de diferentes formas y modelos para asados, variedad de juegos infantiles y, hasta, un cama abatible, es decir una catre que se puede “doblar” para aprovecharla el espacio en una área reducida.

Los más chiquitines de la unidad educativa, los pequeños de la sesión inicial, fueron los que se sintieron a gusto y se divirtieron probando los flamantes juegos infantiles.

Más proyectos. Pero hubo quienes quisieron ir más allá. Kevin Alcuacer y César Cando crearon un app (aplicación), con el objetivo que desde cualquier parte del mundo apagar o encender los diferentes aparatos electrónicos que estén dentro de la casa o, incluso, apagar o encender los focos.

Ellos prácticamente quieren crear una casa inteligente. “Esto, más bien fue creado para las personas con discapacidad, para facilitarles la vida a ellos. Otra idea es ahorrar tiempo y brindar seguridad a una casa”, dijo Kevin.

Ellos hicieron una serie de actividades, con el objetivo de reunir el dinero suficiente para poder adquirir el equipo necesario e importarlo desde los Estados Unidos.

Dispositivo digital. Por otro lado, Eduardo Andrade y cinco compañeros más de la especialidad de Mecánica Automotriz, decidieron crear un encendido con huella digital para una motocicleta o un vehículo. El grupo de estudiantes creó un dispositivo digital donde se pueden almacenar hasta 162 huellas digitales.

El sistema funciona con un voltaje de 12 voltios que va conectado a la batería de una motocicleta o de un vehículo.

Con este innovador sistema se puede encender o apagar la máquina.

En cambio, Milton Ipiales fue integrante del grupo de estudiantes que fabricó un robot evasor de obstáculos radio control y automático. Este aparato tiene como objetivo ayudar a las personas con discapacidad visual, ya que su función es detectar obstáculos que estén a 30 o 50 centímetros de distancia de la persona que lo utiliza. Por el momento, los educandos adaptaron el dispositivo eléctrico a un pequeño auto, pero la idea es colocarlo en un cinturón, para mayor comodidad de la persona que llegue a utilizar este dispositivo.

El rector. Por otro lado, uno de los más contentos con los trabajos presentados por los estudiantes fue Gustavo Taramuel, rector de la Unidad Educativa 17 de Julio.

“Es una satisfacción enorme, el verles a ellos, decididos a seguir con lo que llegaron acá. Ellos buscaban ya generar su propia mano de obra y lo van consiguiendo de a poco. A corto plazo, espero verles con sus propios emprendimientos, propios talleres o propias empresas. Ese es el trabajo que hace la Unidad Educativa 17 de Julio”, sentenció el rector.