Estudiantes de EE.UU. hacen posible el sueño de deportistas con discapacidad

Ibarra. “Los sueños son posibles”. La frase que dijo Richard Carapaz, la recoge Cinthia Vallejos. La coordinadora del club Deportivo ‘Ruedas Sin Fronteras’, no para de agradecer.

El sueño que tenía ella, junto a 10 personas con discapacidad, se hizo realidad. Ahora cuentan con sillas de ruedas adaptadas para la práctica deportiva.

Benefactores. La ayuda llegó desde afuera. La Fundación ‘Prótesis Imbabura’ afincada en Ibarra, consiguió las sillas, mientras que un grupo de estudiantes de la ‘Thomas Jefferson University’ de la ciudad de Filadelfia, estado de Pensilvania, EE.UU., lograron el traslado de los equipos hasta Ecuador.

“Son sillas especiales y personalizadas para cada uno de los jugadores. Es un sueño que venimos buscando desde hace cuatro años”, comenta Vallejos.

Pasión deportiva. El Club Deportivo ‘Ruedas Sin Fronteras’ sigue escribiendo su propia historia. Lo que inició en 2015 como una idea de tres estudiantes de la Universidad Técnica del Norte, al momento está consolidada.

Ayuda internacional. Gabriella Santos, Maggie Chorlian, Liza Sherretta y Cheistin Boykin fueron las benefactoras del sueño que está en camino.

Las sillas están fabricándose y para finales de este año, se tiene previsto lleguen a Ibarra. El costo de mano de obra y transporte ya está cubierto.

“Conocimos el caso por nuestra ‘Fundación Crecer’, somos estudiantes de terapia ocupacional. Creamos una página web para recaudar el dinero que se necesitaba para traer las sillas”, recuerda Maggie Chorlian, una de las altruistas.

Con este equipamiento, ya podrán competir en los campeonatos de baloncesto adaptado a nivel nacional.

Las estudiantes universitarias ayudaron a cubrir los gastos de transporte de las 10 sillas de ruedas.