Estragos de tormenta solar seguirán por horas

WASHINGTON. La fuerte tormenta solar que alcanzó hoy a la Tierra dejó una estela de espectaculares auroras boreales aunque llegó algo más débil de lo esperado, pero su efecto puede incrementarse en las próximas horas y causar interferencias en las comunicaciones.

Origen. La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. indicó que una gran explosión de material procedente de una eyección de masa de la corona del Sol llegó a la Tierra sobre las 11.00 GMT, lo que causó una tormenta geomagnética que puede alcanzar su nivel más alto en las próximas 24 horas.

Efectos. Esto implica que puede afectar a las comunicaciones por radio de alta frecuencia -como las que emplean los aviones-, los sistemas GPS y algunas interrupciones en el suministro eléctrico, aunque en este caso de menor importancia, dependiendo de los límites de corriente que puedan gestionar, apuntó la NOAA.
Las predicciones de la NASA habían apuntado a que podía producirse una “fuerte” tormenta geomagnética, sin embargo, el Observatorio de Dinámicas Solares (SDO, por su sigla en inglés) indicó que el impacto “ha sido más débil de lo esperado”.

Mancha. Sin embargo, indican que puede intensificarse en las próximas horas, dependiendo de las condiciones electromagnéticas de la mancha solar en la que se originaron las dos grandes llamaradas solares que han causado la tormenta.
Además, hasta ahora la orientación del campo magnético de la Tierra se ha situado en la dirección contraria al flujo solar.
El origen de esta tormenta, son dos enormes llamaradas solares que prorrumpieron en el espacio el pasado martes. La primera, que ha sido catalogada como la mayor de este ciclo de actividad solar y la segunda más grande detectada desde 2006, ha surcado el espacio a más de 2.000 kilómetros por segundo mientras que la segunda, un poco más lenta.