Están preocupados por posible concesión minera

Mira. Con tristeza y preocupación, los moradores de la comunidad de Río Blanco, cabecera parroquial de Jijón y Caamaño, miran el mapa del catastro minero en su sector.

Para ellos la posible presencia de material minero en sus terrenos no representa ambición ni orgullo, sino un dolor de cabeza porque no saben que va a pasar con sus tierras, ni si les tocará asentarse en otros lugares.

Todo comenzó cuando en una socialización les informaron que casi toda la parroquia será concesionada para buscar material que pueda ser aprovechado.

Los moradores dicen que el Ministerio de Minería antes de realizar dicha diligencia, debió haberles comunicado de la decisión, ya que en muchos de los terrenos existen casas y no pueden realizar esta actividad en los asentamientos humanos.

Preocupación. Milton Gu-diño, miembro del GAD Parroquial, recordó que todo empezó cuando lastraron la vía a El Cielito y un señor, oriundo de Portovelo, detectó que la carretera ha estado lastrada con material aurífero.

“En 2017 comenzaron a minar en ese sector. Ahora está concesionado casi todo el espacio, el Estado tenía que hacer la socialización, aquí viven awás, afroecuatorianos y mestizos por más de 100 años y se dedican a la agricultura”, dijo.

El dirigente también mencionó que de acuerdo a la Ley Minera, existe el derecho de servidumbre donde a los frentistas les pagan por pasar por su terreno, porque el subsuelo no es del propietario.

“Ellos hacen pozos de explotación minera y después de hasta 50 años le dicen ‘tome aquí está su terreno’ y de un terreno devastado, quién va a hacerse cargo”, señaló Gudiño.

Por su parte, Omar Escola, morador del sector, mencionó que los espacios son pulmones del ecosistema y la gente desarrolla actividades agrícolas. “Creo que este es un pésimo antecedente del Estado, a través de sus autoridades. Qué puede pasar mañana en nuestras tierras el rato que se hagan explotaciones y se usen químicos para convertir el oro”, agregó.

Óscar Escola (i) y Milton Gudiño (c), explican con el mapa que sus linderos sí están dentro de las áreas concesionadas en el sector.
En la comunidad Río Blanco le apuestan al turismo, pero no tienen recursos.