Estamos a tiempo

Los dos últimos encuentros de nuestra selección nacional de fútbol no resultaron en la alegría que el Ecuador aspiraba. Se trató de dos partidos diferentes en sus contextos, aunque similares en los primeros minutos.Perú y Argentina, respectivamente, desnudaron con inteligencia los errores defensivos y se inició –esto se está haciendo “normal”- sin el ritmo apropiado ni la concentración debida que se requiere para estos encuentros de alta competitividad. De seis puntos posibles, Ecuador sumó apenas uno, pero eso no debe desesperar al cuerpo técnico ni a los jugadores, peor aún desmotivar a los aficionados, porque estamos a tiempo de conseguir el sueño de llegar a un tercer mundial , esta vez en Brasil.

Es necesario que haya menos exposición mediática que refleja festejo exagerado antes de los encuentros y es obligación de los seleccionados actuar con mayor madurez y profesionalismo. Es urgente que el cuerpo técnico recupere el liderazgo y la disciplina, bases fundamentales para conquistar objetivos que sí son posibles. Los ecuatorianos aún confiamos en las claras posibilidades de llegar al torneo internacional en el 2014, pero es necesario cambiar ciertas actitudes en pro de la meta que sí es alcanzable..