Estafan a hombres con promesas sexuales en redes sociales

Ibarra.- Una nueva forma de estafa se está realizando a través de las redes sociales. Los afectados son hombres que buscan concretar una cita con mujeres que se dedican al trabajo sexual pero, lo que no saben es que detrás de las pantallas se esconden personas que solo quieren engañarlos.

Modo de operación. EL NORTE conoció sobre esta estafa a través de las redes sociales. Los anuncios del supuesto servicio son colocados principalmente en grupos de compra y venta de Facebook. El interesado se contacta a los números indicados y recibe un “catálogo” de las chicas que están disponibles y piden un adelanto para “reservar” a la mujer con la que quieren el encuentro.

Ese servicio no es real. Carmelia C., quien se dedica al manejo real de mujeres de compañía, comenta que esos catálogos son fotos que son robadas de conversaciones con personas que sí ofertan los servicios. “Muchas veces nos contactan y nos piden las fotos. Después ellos empiezan a ofertar el servicio con nuestras fotos. Nosotros nunca pedimos adelanto y ahí es donde ocurre la estafa. Una vez que reciben el depósito son bloqueados o nunca más responden”, dijo.

Afectados. Jorge V. comenta que quería acceder a este servicio e hizo un depósito de USD 10 para su reservación. “Me dijeron que tienen chicas en cualquier parte del país y que debía escoger una. Se notaba que las fotos eran reales, de chicas ecuatorianas así que yo no pensé que era una estafa. Me pidieron el depósito y lo hice. Cuando envié el comprobante me dijeron que ya me escribían para concretar el día y el lugar pero nunca más me contestaron. Llamo y nadie responde”, dice y añade que ha esperado dos meses por una respuesta.

Carmelia recomienda no hacer ningún tipo de adelanto pues dice que en un servicio real se cancela el día de la cita.

Mucha atención y precaución

Alguien podría pedirle que pague por adelantado por cosas tales como servicios de alivio de deudas, ofrecimientos de crédito y préstamo, asistencia para deudores hipotecarios o un empleo. Hasta podrían decirle que se ganó un premio, pero que primero tiene que pagar impuestos o cargos. Si los paga, probablemente se quedarán con su dinero y desaparecerán.