Estafadores ofertan créditos rápidos por vía telefónica

Ibarra. María del Carmen Rodríguez es una ibarreña de 45 años de edad. Tiene tres hijos y hace cinco años enviudó por lo que el tema económico no ha sido fácil para ella. Hace tres meses encontró un anuncio sobre préstamos inmediatos y sin garante, esa parecía la solución perfecta para poder hacer realidad su meta de ponerse un negocio propio, sin embargo, la realidad era que una estafa estaba a punto de quitarle sus pocos ahorros.

El anuncio estaba en la calle. “Yo estaba en el centro de la ciudad y mientras esperaba el bus vi el anuncio pegado en uno de los postes. Decía que ofrecían préstamos inmediatos, sin garante y sin papeleo. Los montos iban desde 500 a 25 mil dólares. Yo necesitaba 10 mil y como no tenía un empleo fijo ya me habían negado el préstamos en varias entidades financieras”, dijo.

La madre de familia cuenta que se puso en contacto y que le explicaron que debía enviar su número de cédula para revisar su historial y posteriormente se pondrían nuevamente en contacto. “En menos de dos horas me llamaron y me dijeron que debía llenar un formulario para saber en qué invertiría. Cuando pregunté si podía acercarme a alguna oficina me dijeron que no tenían lugares fijos pues para abaratar costos no tenían oficinas”, detalló María del Carmen.

Le pidieron un abono. Al día siguiente nuevamente la contactaron para decirle que su crédito era aprobado pero que al ser un monto mayor a los cinco mil dólares necesitaban un abono para asegurarse que el cliente iba a comprometerse con los pagos pero que además parte de ese dinero sería usado para poder hacerle las visitas necesarias en su nuevo negocio y hacer los cobros de las letras respectivas.

“Me pareció que estaba bien aunque la cuota era de 550 dólares. Lo mejor era que ellos se comprometían a descontar ese valor de la deuda así que no representaba, aparentemente, un gasto extra”, continuó con su relato.

No contestaron. Esos 500 dólares eran sus únicos ahorros pero al considerar que le servirían para generar más dinero no dudó en hacer el depósito bancario. “Hice el depósito, llamé para avisar, ellos verificaron y me dijeron que estaba correcto. En la tarde nuevamente me llamaron para pedirme los datos de la cuenta pero nunca más volvieron a llamar. Cuando llamaba para pedir una explicación, al mismo número del anuncio, me decían que van a verificar y me dejaban en espera o cortaban”, dice con pesar pues han pasado cinco meses y aún no tiene ninguna respuesta.

La mujer tuvo que dejar Ibarra para poder buscar trabajo en la ciudad de Quito y de alguna manera sobreponerse a lo sucedido.

Mucho cuidado. Como si se tratara de un crédito bancario deben llenar una ficha que es enviada a un correo electrónico o por WhatsApp, en algunos casos la solicitud se llena online en una página web creada por los estafadores.

El interesado debe adjuntar planillas de servicios básicos y documentos personales, debe saber que dichos documentos son sensibles a estafas mayores.

Según investigaciones nacionales, se trata de bandas delictivas de extranjeros que envían el dinero a países como Colombia.
Los estafadores alquilan los números de celular con la finalidad de convencer a las víctimas.