Estados Unidos se anticipa a la recesión

Por primera vez en lo que va de la década Estados Unidos recortó sus tasas de interés. Recordemos que después de la recesión de 2008 las tasas llegaron a casi 0%, y desde entonces subieron de manera lenta hasta alcanzar el 2%.

En su última sesión la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) resolvió bajar la tasa referencial y dejarla en la banda de 2% a 2.25% advirtiendo que eso no sería el inicio de una serie de rebajas. Donald Trump reaccionó expresando su decepción, pues él había presionado a la FED por mayores disminuciones.

La decisión de la FED se sentirá de diversas maneras en casi todos los ambientes económicos del mundo. En Estados Unidos se abaratará el precio del dinero y por tanto se dinamizarán los negocios. Los consumidores tendrán más impulso para comprar a crédito, adquiriendo bienes de consumo; así como bienes semi duraderos y duraderos (aparatos domésticos, autos y viviendas).

En el lado externo el dólar se devaluará mínimamente y eso impulsará a muchos inversionistas a buscar rendimientos en mercados emergentes. Las exportaciones estadounidenses ganarán competitividad. Los créditos soberanos de otros países como Ecuador se abaratarán en costo. La FED, ente que ejerce la autoridad monetaria en Estados Unidos ha sido siempre independiente del Ejecutivo. Últimamente se ha especulado sobre si en esta ocasión cedió a las presiones de Trump.