Estados Unidos en el 2020

Durante 2019 el Presidente Trump presionó a la FED (banco central de Estados Unidos) para que disminuyera las tasas de interés. Aunque fue muy incisivo, la FED se mantuvo firme en su independencia frente al Ejecutivo y dejó las tasas en niveles de 1.50-1.75%. Trump buscaba tasas cercanas o iguales a 0% como en Europa.

El desempeño de la economía estadounidense ha sido bastante bueno. El empleo ha crecido sostenidamente y los salarios han subido de forma razonable. La demanda interna se muestra dinámica y la tasa de inflación está debajo de 2%.

Es precisamente en esta cifra que la FED basó su decisión para no disminuir más las tasas de interés. Esto porque una economía con tasas de crecimiento sostenidas y empleo creciente, generalmente provoca inflación peligrosa que, si no se controla, puede llevar a un recalentamiento.

La FED ha estado esperando esa señal pero no ha llegado. Estados Unidos sigue con una economía boyante, creando puestos de trabajo, sin que la inflación llegue a preocupar. Es un comportamiento atípico. En el contexto mundial se prevé para 2020 un mejor desempeño de las economías desarrolladas. Esto podría llevar a una depreciación del dólar estadounidense (inversionistas buscarían mejores refugios) lo cual estimularía más las exportaciones de USA.

La economía de Estados Unidos enfila hacia un 2020 que podría favorecer la reelección de Trump.