Esperan que la justicia resuelva el problema

Ibarra. Graduarse y empezar a trabajar es lo que esperan 273 aspirantes a vigilantes e inspectores aduaneros.

Ayer en una de las salas del Consejo de la Judicatura se realizó la audiencia de acción de protección que solicitaron los padres de familia de los jóvenes aspirantes. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición (18:00) el proceso continuaba, a pesar de que inició a las 14:30.

Marchando y gritando frases como ‘no somos 100, somos 273’, los aspirantes y padres de familias se ubicaron frente al edificio del Consejo de la Judicatura para exigir justicia.

Una de las madres de un aspirante que prefirió no identificarse, comentó que el proceso legal inició hace dos semanas.

“Fuimos por el diálogo para que nos escuchen, pero no obtuvimos respuesta y por eso decidimos hacer el proceso legal”, dijo la madre, quien aseguró que ha gastado cerca de 8 mil dólares. “No estamos reclamando algo injusto, estamos reclamos algo justo, que los chicos se ganaron pasando un año y 20 días con sacrificio y esfuerzo en el curso”.

Expresión. Mayra Narváez, de 25 años, es una de las aspirantes a inspectora aduanera, escogió este curso porque está relacionado a su profesión, ya que es ingeniera en comercio exterior. Con la acción de protección los aspirantes esperan que se les otorgue una plaza de trabajo, “es algo que todos nos merecemos”, dijo Mayra.

David Dávila, familiar de uno de los aspirantes, grita frente al edificio del Consejo de la Judicatura.