Esperan justicia por una operación mal realizada

Orlando Marcelo Tanicuchi, un policía en servicio activo, rompió el silencio y contó la pesadilla que viven en su hogar, luego de que su esposa, Sandra Maribel Benavidez, fue víctima de una presunta negligencia médica, que se encuentra siendo investigada por la Fiscalía de Imbabura.

La mujer de 37 años de edad ingresó a un hospital de la localidad, a donde fue transferida para que le realicen una operación de vesícula biliar, sin embargo en dicha intervención se le habría perforado el intestino. Las necesidades y el sufrimiento llegaron a la familia, ya que desde el 16 de noviembre de 2018, la mujer se encuentra delicada de salud, a pesar de que ha tenido tres operaciones, aparte de la que casi le quita la vida, realizada por el galeno G.M., contra quien pesa una investigación.

“Lo único que quiero es dar a conocer sobre la situación en la cual me encuentro atravesando luego de que mi esposa sufriera una perforación del intestino, durante una operación de vesícula, la misma que ha venido acarreando un sinnúmero de consecuencias, que han afectado gravemente a su salud y en general al bienestar económico, psicológico y emocional de toda mi familia, especialmente de mis tres hijos de 11, 8 y 5 años de edad”, aseguró Orlando.

Tras realizar la reconstrucción del intestino, las complicaciones no han disminuido en la vida de la mujer, a pesar de que está en permanente tratamiento. La última cirugía que le hicieron fue una hernioplastia, cuando su piel ya no toleraba más suturas.

La familia agradece al galeno Edmundo Delgado, quien se comprometió a salvar la vida de la señora, sin embargo recuerdan con mucho dolor que el médico que le causó toda esta tragedia, nunca se reunió con ellos para buscar una s olución, disculparse o tratar de enmendar el error cometido.