Espera por el regreso de su pequeña hija

Otavalo. Míriam Aguilar luce desesperada. Desde el pasado 19 de noviembre, no sabe nada de su hija.
La pequeña de 2 años estaba con su padre cuando Marcelo FF., quien se la llevó sin argumento alguno.

Testimonio. “Él, la estaba cuidando, me mandó un mensaje que se estaba yendo fuera del país. Dice que se van a Guayaquil de ahí a Huaquillas y luego a Perú”, comenta desesperada la madre.

Según el testimonio de la madre, el padre de la menor vive en la comunidad de Morochos en el cantón Cotacachi.

“He ido hasta la casa y la madre de él, no sabe nada. Le ha dicho que está en Santiago de Chile”, agrega la mujer.

Proceso. Tras la denuncia puesta en la Fiscalía y en la Dinapen, Aguilar espera un regreso inmediato de su hija única.

La demanda interpuesta por la progenitora es por la ‘Recuperación inmediata del menor’. Jurídicamente esta causa se la aplica contra el padre, pues utilizando la figura paterna aprovechó para llevársela.

Desde lo jurídico. Para la abogada Rubí Andrade Unda, la demanda está bien planteada, pues este delito se tipifica en el artículo 125 del Código Orgánico de la Niñez y la Adolescencia.

“Retención indebida del hijo o la hija. El padre, la madre o cualquier persona que retenga indebidamente al hijo o hija cuya patria potestad…. podrá ser requerido judicialmente pa-ra que lo entregue de inmediato a la persona que deba tenerlo”, es parte de la normativa. “No se cómo estará mi hija. Me da miedo que a mi niña la meta en sus cosas. Él, viaja a España y viene con mucho dinero, nadie sabe en que trabaja”, dijo la madre.