Escuelas de campo se inauguran para agricultores de Imbabura y Carchi

Un proyecto financiando por el Fondo Ítalo Ecuatoriano para el Desarrollo Sostenible, con un aporte no reembolsable de un millón de dólares dirigido al fortalecimiento e innovación del aparato productivo; se trabaja en conjunto con la Prefectura de Imbabura, conjuntamente con instituciones públicas asociadas, entidades de cooperación, organizaciones de apoyo, sector académico de Imbabura y la República de Italia.

Alberto Juma, representante de los beneficiarios del Proyecto “Mejoramiento de los Procesos Productivos, Comerciales, Ecológicos, Socioculturales e Institucionales de la Cadena de Valor de Frutales en las Provincias de Imbabura y Carchi”, se sintió feliz al  participar en la inauguración de las Escuelas de Campo, como parte de las actividades previstas en este proyecto que financia el Fondo Ítalo Ecuatoriano para el Desarrollo Sostenible, FIEDS,  enfocado a reducir la pobreza, a través del fortalecimiento e innovación del aparato productivo y la dotación de las condiciones básicas para la vida digna de la población.

“Se han juntado instituciones públicas y organizaciones para apoyar a los agricultores que muchas veces han sido invisibilizados. Gracias a este proyecto, ahora confiamos en salir adelante, integrándonos a las acciones que se tienen trazadas, entre las que consta la capacitación. Vamos a continuar, con mucho optimismo, aprovechando los beneficios de las capacitaciones con lo cual nos nutriremos de nuevos conocimientos para mejorar nuestro trabajo en el campo”, sostuvo Juma, quien además preside la Junta de Riego Pisque Chamachán – Pinandro.

Así arrancaron oficialmente las Escuelas de Campo, en medio de un acto emotivo, que tuvo como sede el cantón Pimampiro y al que acudieron las autoridades de los organismos que integran este proyecto, liderado por la Prefectura de Imbabura, en calidad de entidad solicitante, en el marco de la convocatoria abierta para el financiamiento de proyectos de desarrollo – FIEDS 2019.

El proyecto apunta a mejorar la competitividad de las cadenas productivas de frutales: aguacate, granadilla, mango y guanábana, de 11 organizaciones de productores de la Federación de Fruticultores del Norte del Ecuador, beneficiando directamente a 774 productores e indirectamente a aproximadamente 7000 personas de Pimampiro, Mira y Bolívar, territorios de Imbabura y Carchi. El monto no reembolsable, correspondiente al aporte del FIEDS, para esta labor es de 1’000.000,00 de dólares, constando además una contraparte de 322.221,13 dólares, sin tomar en cuenta el valor del IVA.

Para alcanzar resultados positivos se implementó las Escuelas de Campo que servirán para la capacitación de los agricultores, tomando en cuenta la utilización de una metodología en la cual los nuevos conocimientos sean asimilados y replicados en sus fincas. Los aprendizajes tienen significado para su vida y resultan útiles para transformar situaciones concretas. Pueden integrar lo que se dice con lo que se hace (teoría – práctica). Aquí se da valor a su “saber acumulado”, a su experiencia, a sus conocimientos previos y sobre ellos, se construyen los nuevos conocimientos

En este ato, la viceprefecta de Imbabura, Cristina Males, reafirmó el compromiso institucional de impulsar iniciativas que permitan mejorar las cadenas productivas, a fin de que los trabajadores del campo tengan mayores réditos económicos. “En este caso, el proyecto en el que estamos involucrados entidades públicas, organismos de cooperación, instituciones académicas y los agricultores de Imbabura y Carchi, exige que unamos esfuerzos para que los resultados sean los que estamos esperando”.