Escaladores afectados por calle abierta

Ibarra. Los entrenamientos en el muro de escalada de Yacucalle para alrededor de 60 deportistas, que pertenecen a la Federación Deportiva de Imbabura, se convirtieron hace dos meses en una pesadilla. Los seleccionados casi no pueden realizar sus prácticas y algunos han sufrido problemas respiratorios a causa del polvo que genera la calle abierta, que está junto a ese complejo deportivo.

Reacción. Su entrenador Paúl López, puso el grito en el cielo.

“Tenemos inconvenientes para entrenar con normalidad. Los trabajos al interior del parque de La Familia nos han afectado. Ahora con la calle abierta los vehículos pasan y levantan polvo, las motocicletas se suben a la aceras y no respetan nada. Este verano nos golpeó también. Hay fuertes vientos en la tarde y el polvo llega al muro y los chicos sienten malestar”, dijo López.

Pero eso no es todo, la insalubridad e inseguridad en esa zona se siente.

Grupos de migrantes ocupan los espacios verdes para vivir. Eso desemboca, según el técnico, en malestar y en un problema de sanidad, ya que considera que se ha convertido en un foco infeccioso. Pero lo que más le preocupa es que se acerca el Campeonato Panamericano de Escalada que se realizará en ese escenario y los trabajos están a medias. El evento que será el 7 de noviembre, albergará a más de 100 deportistas de Estados Unidos, Canadá, Argentina, Colombia, Perú, entre otros.

Regresan los trabajos. Wilson Chiriboga, contratista de esa obra, llegó ayer hasta el parque con sus operarios y autoridades municipales para definir el día y la hora de entrega de la etapa tres, que comprende las canchas de baloncesto y de ecuavoley. Chiriboga aseguró que hay un compromiso de terminar la fase tres hasta el 12 de octubre. “Los trabajos están en un 80%. La alcaldesa nos dio la seguridad que hay fluidez económica para continuar con la obra”, dijo.