‘Es mi vida y me gusta’

ama-de-casaTengo una nena especial de 11 años, Ángel Geoseth y un hijo de 19, José Enrique. Estoy casada con Hugo Gordón desde hace 12 años.
Soy Patricia Néjer, ibarreña de nacimiento, una mujer multifacética. Después de caminar a las 5:00 con mi vecina, llego a la casa a prepararle la ropa y el desayuno a mi esposo, porque tiene que irse a trabajar.
Hasta que se despierte mi pequeña, aprovecho para ordenar la casa.
A mi pequeña Ángel tengo que hacerle sus ejercicios, masajes en la cara y sus terapias, que después, le doy su desayuno.
Ella toma su yogur, huevito duro o tibio y un jugo y durante la mañana una manzana u otra fruta.
Mi día se resume también en atender a mi nena. Al mediodía comienzo a preparar el almuerzo para mi pequeña familia. Almorzamos juntos con mi esposo también y luego se regresa a su trabajo.
Por lo general, mi nena en la tarde se duerme. Tengo mi negocio propio, asesoro a las mujeres a cómo elegir la talla de brasier para que se sientan bonitas para ellas mismas.
Voy a visitar en la tarde a algunas amiguitas con mi producto, tengo clientes de todo. Pienso que hacer esto es parte de una terapia para mí, el salir a socializar con el resto de personas, porque estar en la casa y estar pendiente de las cosas es un poquito estresante.
También doy oportunidades a muchas personas que de pronto solo dependen del esposo, yo les enseño cómo trabajar y cómo asesorar a los clientes. El dinero de uno es de uno mismo, y para el apoyo de la familia también.
Trabajo en esto hace ocho años, a través de los cuales he investigado y he aprendido para apoyar en la economía de la casa.
Mientras salgo de casa, mi nena se queda en su habitación, en su cuna con su televisión, que duerme de dos horas a tres. Ella me da tiempo.
Antes de tener a mi pequeña yo era ejecutiva de ventas y dejé de laborar porque nació mi niña hace 11 años.
Me di cuenta que necesitaba dedicarme a mi niña porque tuvo problemas al nacer. El parto fue una mala práctica médica porque no me hicieron la cesárea en el momento.
Ángel tiene una hipoxia cerebral, eso quiere decir que tiene parálisis cerebral y epilepsia. Desde ese momento tuve que renunciar al trabajo.
Ahora me dedico solo a ella, yo soy terapista, soy el ama de casa y también soy la persona que hace sus negocios y asesora a sus clientes para verse bonitas, y a otras mujeres que quieren tener su independencia económica, algo extra. Es mi vida y me gusta. Cuido al máximo a mi nena porque es bastante frágil.