Es hora de la unidad

En días anteriores, los ecuatorianos pudimos evidenciar sendas comunicaciones públicas, tanto de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), como de la Secretaria de Comunicación del Estado.

Ambas versiones, como es obvio, defendían posiciones diferentes, lo cual en democracia se podría decir que es legítimo y hasta necesario. Lo malo es que en medio de las defensas acérrimas de las posiciones contrarias, en lo menos que se piensa es en la unidad del país, en los consensos frente a objetivos comunes, acuerdo que pueden convertirse en positivos caminos para crecer y desarrollarnos, personal e institucionalmente.Es hora que los actores -sociales y políticos- abunden con propuestas positivas, con lineamientos que nos acerquen, evitando calificativos que desmejoran el objetivo primordial que es la unidad de los ecuatorianos, con sus propias visiones sí, pero aceptables en el marco de la tolerancia y el respeto.

Es hora de dejar de lado las adjetivaciones, los términos que pretenden deslegitimar a profesionales o llevar al estadio de la confrontación a los actores. Evitemos más violencia y descalificación sea de donde sea. La paz no debe ser vulnerada por los excesos verbales o por las actitudes hostiles.