Erick Portilla: “He pasado años exigiendo que en mi caso se haga justicia”

Erick Portilla intentó ingresar a la Fuerza Aérea y lo consiguió; sin embargo, según menciona, un mal accionar de uno de sus superiores le propinó un daño en su salud que le dejó fuera de la institución y con un daño irreversible de por vida.

¿Qué es lo que sucedió?
El 2 de octubre del 2016 logré ingresar como aspirante a cadete piloto de la Fuerza Aérea Ecuatoriana. Nueve días después de haber ingresado, es decir el 11 de octubre de ese mismo año, a las 22:00 el ahora subteniente Bedón, me provocó una lesión de por vida, un daño permanente lo cual consiste en una fractura en mi columna y también me ocasionó hernias discales.

¿Cómo fue ese día de la lesión?
Después de las 22:00 nos sacaron a hacer ejercicios, fue una rutina normal de la vida militar. Después de todas las actividades, nos hicieron formar y es allí en donde el brigadier -cadete Bedón-, en ese entonces, preguntó ¿dónde te encuentras Portilla?, yo respondí firmes mi brigadier, entonces allí me insultó, me hizo mirar al cielo y en ese momento me da un golpe con su codo en la boca del estómago, eso hace que mi cuerpo se incline, él aprovecha justo ese momento y me patea en los tobillos, en ese momento mi cuerpo se eleva y al rato de caer mi columna se impacta en la primera grada de la tribuna del patio de cadetes.

¿Recibió ayuda en ese momento?
Yo pedí ayuda en ese momento, supliqué, pero él (cadete Bedón) se burló y me siguió insultando, posterior a eso siguió golpéandome en la columna, y me siguió obligando a hacer ejercicio, como roles y más actividades.

¿Cuál fue el primer diagnóstico médico?
Pasaron dos días y recién allí me llevaron al policlínico, el traumatólogo de ese entonces me revisa y me pregunta cómo ingresé a la escuela si mi columna está desviada.
Mi columna en este momento ya estaba afectada. No podía caminar, me internaron y yo desde ese momento pasaba en el policlínico, regresaba a la escuela pero no me daban el descanso que era necesario. Este brigadier Bedón me seguía maltratando a pesar que estaba con descanso médico.

¿Todo esto cuándo usted lo denunció?
Yo puse la denuncia en Fiscalía en enero de 2018. Antes de ello estuve con un abogado que finalmente no me ayudó. Muchas cosas pasaron, quisieron tapar todo, pero yo tengo las pruebas que demuestran todo lo contrario. Esperemos que se haga justicia y no se quede en la impunidad todo esto.