Erick Pérez nació para marcar y gritar goles

Ibarra. Erick Pérez Morejón es uno de los jugadores que forman parte de las filas de la Liga Deportiva Parroquial La Esperanza. Sin embargo, no es un deportista común, ya que se destaca por la casta goleadora que posee.

En las tres temporadas que lleva jugando en esta filial y defendiendo la camiseta del club El Nacional, ha marcado 205 goles.

Su última marca. En el pasado torneo organizado por esta filial, el joven arponero sacó de su garganta 60 gritos de gol. Sin embargo, su mejor registro fue en el torneo correspondiente a la temporada 2017-2018, en la que facturó 100 goles.

Todos los tantos que marca, Erick los dedica a su familia.

Su historia. Erick, quien es habitante de esta parroquia Rural situada al suroriente de la capital imbabureña, explicó que empezó a jugar fútbol cuando tenía cuatro años de edad. Luego sus padres le escribieron en una escuela de fútbol que dirigía el entrenador y formador local Alex Salas.

En etapa como colegial defendió, en varios campeonatos a nivel estudiantil, lució los colores del Teodoro Gómez de la Torre.

“Cuando estoy en la cancha siento una inmensa alegría. Cuando tengo el balón en mis pies es lo que más me encanta y siento mucha emoción de poder practicar este lindo deporte, como es el fútbol”, mencionó el joven arponero.

Seguidor albo. Como la mayoría de los jóvenes que practican este deporte, Erick tiene afinidad con un equipo. Se trata de Liga Deportiva Universitaria de Quito.

También es admirador del juego que posee el argentino Lionel Andrés Messi, ya que es futbolista que se mueve por todo el frente de ataque. Así como lo hace Erick Pérez cuando pisa una cancha del fútbol barrial.