Entidades Educativas generan paz entre alumnos

Ibarra. El temor de ir a clases aún persiste en los padres de familia de nacionalidad venezolana, luego de que la ciudadanía viviera actos de violencia el fin de semana.

Según datos de la coordinación zonal 1 del Ministerio de Educación, 525 alumnos están matriculados en Imbabura, de esta cifra, 323 estudiantes han ido a clases.

A pesar de que son niños y la mayoría no conoce sobre la situación que se registró en Ibarra, juegan y se divierten con sus compañeros.

La amistad, el respeto y la solidaridad es lo que se fomenta en los establecimientos educativos para promover la paz.

Institución. Por ejemplo, la Unidad Educativa 28 de Septiembre cuenta con 40 niños venezolanos, el lunes solo 2 fueron a recibir clases, el martes y ayer llegaron 12.

María Belén Estrella, rectora de la Unidad Educativa 28 de Septiembre, menciona que han activado el plan de contingencia en coordinación con los responsables del Departamento de Consejería Estudiantil (DECE).

Comenta que también se ha implementado la semana ‘Dile no a la xenofobia’, en la que se establecen estrategias como círculos restaurativos, llamadas telefónicas a padres de familia y visitas.

“Aquí garantizamos el derecho a la educación, independientemente de la etnia, la raza o la cultura. Como docentes somos conscientes que nuestra función es velar y precautelar por la integridad de los niños, niñas y adolescentes”, dice María Belén.

Señala que con el DECE en esta institución también se han organizado para realizar charlas motivadoras dirigidas a cada uno de los estudiantes, padres de familias y docentes.

“Buscamos involucrar al padre de familia para que venga a dar un testimonio, indicando que las actitudes de los adultos no pueden ser copiadas por los niños y fomentar la restauración como hermanos de una sola América”, asegura la rectora.

Recomendación. Verónica León, psicóloga y psicoterapeuta, explica que es importante que se aplique una medida necesaria para generar una reflexión de paz.

“Los ánimos del grupo humano venezolano y del ecuatoriano estaban exaltados, habían muchas posiciones emocionales, paulatinamente todos deben tratar de regresar a la normalidad”, indica la psicóloga.

Manifiesta que es necesario hablar desde los dos lados con los niños, ecuatorianos y venezolanos para promover la reflexión en los hogares acerca de no generar perjuicios y aprender a valorar a las personas por su nacionalidad, etnia, color o religión.

Gustavo Tinoco prefirió no mandar a sus hijos a la escuela pues junto a ellos y a su esposa, Lina, decidieron salir a las calles para rechazar al gobierno de Nicolás Maduro y unirse desde Ibarra a la marcha que se realizó en su país.

“El incidente que pasó aquí fue un hecho aislado y pasional, que en Ecuador, Perú, China, en todos lados sucede”, dice Gustavo.

Agrega también que el presidente Moreno cometió “una imprudencia al mencionar la migración como una relación con lo que sucedió”.

Reflexión. La psicóloga Verónica aclara que ambas nacionalidades deben incentivar a la reflexión y generar conductas de autoprotección.

“Nuestros niños sufren violencia a diario en todos partes, por eso hay que generar conductas de a quién y cómo acudir, tratar siempre de entender que quien habla de una forma violenta tiene un problema en sí mismo”, menciona.

Para la psicóloga, la reflexión y la reconciliación de los lados es necesaria en las instituciones educativas.

Este tipo de actos violentos afecta a todos los niños, según Verónica León, muchos de ellos ya tienen un sentido muy crítico.

“El acceso a la información ahora hace que todos los niños sean muchos más críticos”.

Docentes de instituciones educativas generan la amistad entre los compañeros sin importar la nacionalidad o la etnia de cada uno.
Autoridades del Ministerio de Educación se reunieron con la rectora de la U.E 28 de Septiembre para activar un plan de contingencia.