Enfrentar una epidemia

Una epidemia de las dimensiones de Covid-19 (Coronavirus) es muy difícil de afrontar aun por los países que tienen grandes recursos sanitarios como la República Popular China. Hay un montón de noticias falsas sobre su real capacidad en este ámbito, por lo que vamos a citar las palabras de un compatriota que vive en Shangay. El cree que desde el principio la organización fue buena, solo el hecho de que toda China haya renunciado a los desplazamientos por las fiestas de año nuevo ya es un ejemplo de disciplina. Luego la manera como se afrontado el aislamiento de todas las personas en los barrios donde se detectó casos, la ausencia casi total de personas en las calles, el abastecimiento de comida a domicilio para evitar desplazamientos contaminantes. La organización del teletrabajo en las empresas en las que podía prescindirse de la labor presencial y otras medidas que por lo menos en nuestro medio serían imposibles de aplicar. ¿Quién hubiera renunciado, por ejemplo, a los desplazamientos por el feriado de carnaval? Todas estas medidas han permitido que en China la epidemia esté entrando en una meseta y pueda esperarse que los casos y la mortalidad disminuyan paulatinamente en los próximos días. Incluso los científicos anuncian una vacuna hasta el próximo mes, mientras que en Occidente la esperaban para el próximo año. No hay que menospreciar entonces los esfuerzos del país donde surgió la epidemia, sino aprender de ellos y evitar así la tragedia de una pandemia.