Lillian Vilca, una enfermera que nació con la voluntad de servir

IBARRA.- Ser parte del proceso de vacunación como personal de salud, ha sido un reto grande para Lillian Vilca, enfermera que está brindado sus servicios durante 18 años y que desde abril pasado es líder de los establecimientos de salud de Ibarra, Pimampiro y Urcuquí.

En total, son 25 centros de salud distribuidos en los tres cantones. Actualmente, cuenta que el trabajo está enfocado en la vacunación contra la Covid-19, donde se hace seguimiento de casos positivos sospechosos a contactos covid.

Además, se analizan las muestras de manera preventiva.
Para ella, es una experiencia bastante fuerte, “tenemos que realizar la distribución de las vacunas en todos los niveles, hemos tenido que hacer acercamiento con algunas instituciones”.

Hubo días, recuerda Lilian, que vacunaban hasta 4 500 usuarios hasta las 17:00. A pesar de que al inicio inmunizaban a 500 personas. “Cada día para nosotros es una nueva experiencia”, dice.

Al Ministerio de Salud entró a trabajar el 4 de mayo de 2010. Sin embargo, su profesión la empezó a ejercer en una ONG a través de un proyecto, “desde ahí comencé a sentir esa pasión por el trabajo comunitario”.

En el Ministerio se desempeñó en el área de promoción de salud hasta mayo de 2017, “me gustaba mucho porque es un proceso gigante que nos acercó a la comunidad para mantener la salud y prevenir enfermedades”.

Sin embargo, en junio de 2017 Lilian pasó a llevar el tema de inmunizaciones a nivel provincial, donde se realizó el seguimiento a todos los centros de salud de Imbabura. Es ibarreña, tiene 43 años de edad y cuenta que la enfermería es una profesión en la que se trabaja cerca de la comunidad.

“Nosotros podemos ser un fomento útil para la humanidad”. Se formó en la Universidad Técnica del Norte, donde obtuvo su licenciatura. Lillian, quien es carismática y siempre tiene una sonrisa en su rostro, nació un 28 de mayo, es por eso que en ese mes festeja cuatro veces por el Día del Trabajador, de la Enfermera, de la Madre y termina con su cumpleaños. Tiene dos hijos, Jenifer de 23, que ya es abogada y Paul de 16, que está en segundo año de bachillerato.