Endurecen inspecciones a centros

TULCÁN. Para garantizar la permanencia de los 6 mil niños y niñas menores de cinco años que acuden a los Centros Infantiles del Buen Vivir, un equipo técnico del Mies-Infa, inspecciona el estado de los establecimientos.

Recorrido. El lunes empezó la visita a los 64 centros infantiles del Buen Vivir en la provincia.
Técnicos del Mies-Infa luego de examinar infraestructura, entorno, material didáctico, mobiliario, hacen el levantamiento de la ficha de información para identificar los niveles de riesgos y en qué condiciones se encuentran los locales.
Luego del análisis, los técnicos detallan qué tipo de mejoras se deben efectuar, explicó Rocío Montenegro, directora (e) provincial del Instituto de la Niñez y Familia.
Por su parte Miriam Cabezas, directora provincial del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), se refirió al inconveniente que tiene el Centro Infantil en la parroquia El Carmelo, cantón Tulcán, ubicado junto al ex cuartel militar y cómo una pared en mal estado podría caer sobre el Centro Infantil.
Para la autoridad del Mies, es necesario que los gobiernos autónomos parroquiales, seccionales y ciudadanos aporten al proceso que busca proteger a menores de cinco años en los quintiles 1 y 2 de pobreza y que proceden de hogares disfuncionales o son desatendidos por sus padres porque durante la mañana y la tarde trabajan.  

Propuesta. Ante el ingreso masivo de niños y niñas a los centros, el espacio físico se reduce y es una de las debilidades detectadas y esperan trabajar en la ampliación de los centros. En Carchi, aumenta el número de infantes que ingresan a los centros. Rosario de la Cruz, ayer a las 12:30, retiró a su hijo quien está en la fase de adaptación. En los centros  los pequeños ingresan a las 08:00 hasta las 16:00, tiempo en que sus padres  retornan del trabajo.