Encrucijada de la OEA

La Organización de Estados Americanos (OEA) es una de las entidades regionales más antiguas del mundo. Al hacer una retrospectiva histórica se podría decir que sus orígenes están en la realización de la Primera Conferencia Internacional Americana celebrada en 1889; evento en el que acordaron crear la Unión Internacional de Repúblicas Americanas.Sin embargo, de manera oficial el organismo como tal fue creado en Bogotá en 1948, cuando los países americanos suscribieron la Carta de la OEA. Las inspiraciones constitutivas obedecían a las coyunturas de la época; más adelante la organización, buscó de manera particular consolidar y proteger los intereses de un modelo único de economía y democracia representativa anglo-occidental, que desde el principio se mostró excluyente e intolerante frente a otras opciones estatales para concebir la economía, la política, la sociedad y la diversidad de culturas e identidades. Los países gradualmente fueron convirtiéndose en adictos a una parafernalia dirigida a consolidar posiciones hegemónicas, configurando así “el patio trasero de las grandes corporaciones y las oficinas para los negocios desiguales”. En la “guerra fría” se inventaron muchos eslóganes como “América para los americanos”, o programas como “alianza para el progreso” y así fueron imponiendo a los paisitos una serie de recetas económicas, tratados militares, golpes de Estado e invasiones descaradas para afirmar los designios del gran capital y de las teorías neoliberales en boga.
Ahora estamos convertirnos en el continente con mayores desigualdades sociales, diferencias de oportunidad inclusive peores que en África. Quienes idolatran este sistema internacional son defensores a ultranza de la política de la “zanahoria y el garrote”; quieren mantener el statu quo de lo que llaman democracia perfecta. Hoy América vive en otra época, requiere otro tipo de desarrollo, ello implica progreso y crecimiento real, un mundo con dignidad, diversidad, compartencia y complementariedad. 

Marcelo Almeida Pástor

      malmeida@utn.edu.ec