En Yahuarcocha hay conflicto por tres religiosas

Ibarra. Hace tres meses aproximadamente la iglesia de Yahuarcocha no abría sus puertas, pero lo hizo el Miércoles de Ceniza en medio de discusiones entre los mismos vecinos.

La división de los habitantes se da por un supuesto mal comportamiento de las tres hermanas que administran el templo.


El pedido de la mayoría de los moradores es que las religiosas ya no sean parte de la iglesia. Sin embargo, aseguraron que las autoridades católicas no brindan el apoyo necesario, es por eso que pretenden viajar a Quito para reunirse en la conferencia Episcopal.

Pedido. Carlos Landeta, presidente interino del barrio, mencionó que actualmente existe una investigación por un supuesto robo en la misma iglesia por parte de las hermanas.

“Ellas aducen que son cosas que están administrando, que es propiedad de la iglesia, eso no lo discutimos pero estos objetos son donados por personas devotas de San Miguelito que deben permanecer ahí”, contó Landeta.

Mencionó también que el problema es que “no nos dan oído ni el Vicario ni el Administrador Apostólico, se niegan a solucionar este problema, tememos porque va a suscitarse un enfrentamiento más grande entre todos y eso es lo que queremos evitar”.

Vicente Juma espera que los problemas se solucionen pronto. “El pueblo no está ni en contra de los señores ni de las monjas, ya llega la Semana Santa y las puertas de la iglesia seguirán cerradas, nosotros estamos enseñados a oír la misa aquí, queremos que haya una solución rápido”, dijo Juma.

Expresión. Javier Casanova contó que las Hermanas llegaron a la iglesia hace 20 años aproximadamente, dijo que un problema similar se suscitó hace 6 años, pero se les dio una oportunidad. Agregó que desde la Diócesis de Ibarra les indicaron que para solucionar el inconveniente solo una hermana podría salir.

“No estamos pidiendo adueñarnos de la iglesia, lo que reclamamos son las pertenencias que existen dentro de la iglesia, el cambio para vivir en paz con unas nuevas Hermanas”, acotó Casanova.

Anita Narváez contó que se acercó donde una de las hermanas a pedirle disculpas porque no podía asistir a hacer la limpieza, “hermanita igual le voy a pagar, ella me dijo aquí no quiero plata, me dio un puñete y casi me hace caer”, señaló Anita.

EL NORTE solicitó una entrevista con el Administrador Apostólico, Iván Minda pero indicó que se encontraba en una reunión.