En una fosa común son sepultados 5 cadáveres

altIBARRA. Hasta ayer la morgue del hospital San Vicente de Paúl, permaneció repleta de cadáveres que no fueron retirados por sus familiares. Representantes de la Fiscalía, Policía y Ejército, sepultaron cinco cadáveres en una fosa común.

 Los restos mortales. Los cinco cadáveres ocupaban los cuatro congeladores existentes en la morgue y el quinto se descomponía en una camilla.

Según el registro de ingreso de los cadáveres, el primero que era de una mujer ingresó a la morgue hace más de cinco meses.

El segundo fue un hombre de aproximadamente 45 años de edad,  encontrado la mañana del 15 de marzo, en la parroquia de Salinas a 130 metros de profundidad.
El tercer cadáver, fue hallado en estado de putrefacción en el exbotadero de basura de la ciudad de Ibarra el pasado 1 de abril.
Los otros dos fallecidos que no fueron retirados por sus familiares, murieron en una balacera con la Policía e ingresaron a la morgue el 13 de abril.  

 Cadáveres identificados. La Fiscalía de Imbabura autorizó que a los cinco cadáveres les practiquen las autopsias de Ley y los únicos identificados fueron los dos últimos cadáveres que ingresaron a la morgue y son Sebastian Ortiz y Alonso Bonilla Gordillo de nacionalidad colombiana.
Estos cadáveres a pesar de ser identificados, fueron sepultados la tarde ayer, en la misma fosa común del cementerio San Miguel de Ibarra, que los otros tres fallecidos, porque los representantes de su país no se hicieron cargo y porque tampoco ningún familiar los retiró.