En San Agustín de Cajas recuperan el bordado ancestral

Otavalo. Veinte y ocho mujeres del pueblo Kayambi de la comunidad San Agustín de Cajas terminaron 60 horas de capacitación dentro de un proyecto de recuperación de bordados ancestrales.

El gobierno parroquial de González Suárez impulsa esta iniciativa que también busca fortalecer el desarrollo productivo de esta localidad.

Taller. El salón de reuniones de la casa comunal de San Agustín se llenó con decenas de prendas bordadas que las participantes elaboraron en La primera etapa del proyecto. Margarita Fonte, habitante de la comunidad Centro Pijal fue la facilitadora del taller. Ella asegura que la practica del bordado en la población Kayambi de esta parroquia corría el peligro de desaparecer. “Las jóvenes han dejado de realizar el bordado y con este taller queremos retomar esta práctica de nuestras mayores” explico Fonte.

Técnicas ancestrales. “Algo sabíamos de bordado pero aquí hemos perfeccionado la técnica”, dijo Ana Quilumbaquí, presidenta de la comunidad anfitriona. Alrededor de 35 puntadas aprendieron las participantes durante la primera etapa del taller. Las mujeres de la comunidad bordaron varias prendas y accesorios de hogar como fundas de almohadas, porta celulares, manteles, pero el mayor reto fue bordar la blusa Kayambi, que puede tener un valor de entre 100 hasta 300 dólares.

Apoyo. El presidente del GAD parroquial, Manuel Catucuago, aseguró que destinarán alrededor de 1500 dólares para la segunda fase del taller en el que las participantes aprenderán el armado y terminado de la blusa Kayambi.

Este presupuesto se destina, en su mayor parte al pago de la capacitadora. “Queremos que esto sea un motivo para que ellas puedan emprender. Estamos habilitando la piscina de la parroquia y este sería un lugar adecuado para exponer los trabajos artesanales que realicen y de esta manera fortalecer el turismo en la localidad”, mencionó Catucuago, al mencionar

que también se está planificando replicar el taller en otras comunidades.

El apoyo al sector productivo en la parroquia es una de las prioridades que se coordina con las diferentes comunidades, señaló.

Parte de la mujeres Kayambis que asistieron al taller de bordados ancestrales en González Suárez.