En Otavalo destrozan parte de una casa y no se hacen cargo

Un vehículo impactó contra una vivienda ubicada en el barrio Monserrat, mientras los dueños de casa se aprestaban a descansar en horas de la noche.

El auto destrozó la fachada del domicilio, sin embargo, los responsables del acto no se han hecho presentes para reparar los daños, por lo que el caso ingresó al proceso legal correspondiente.

“Entre las 22:30 y las 23:00 del sábado, yo justo estaba por irme a acostar y escucho un ruido espantoso. Saco la cabeza por la ventana y me admiro de ver humo. Mi esposa también estaba acostándose y me dice temblor, le dije lamentablemente no es temblor, algo impactó aquí afuera en la casa”, indicó César Sasi, propietario del inmueble.

El suceso se consumó debido a que los ocupantes del automotor habrían estado conduciendo en estado etílico, razón por la cual escaparon incluso de elementos de la Policía Nacional, cuando minutos antes aparentemente golpearan su patrullero. Los uniformados al percatarse del ilícito trataron de detener a los implicados, no obstante, se dieron a la fuga. Producto de este particular empezó una persecución, misma que derivaría más tarde en el accidente en cuestión.

“No podía abrir las puertas de la casa porque ya vi que estaban destrozadas. Los vecinos me ayudaron a romper las mallas de la puerta de la derecha y salí. ¿Cuál es mi sorpresa? Que encuentro a dos jóvenes ebrios en el vehículo que impactó la casa y la tienda de mi hermana. Eso también quiero poner en consideración, ella es madre soltera y de ese pequeño negocio mantiene a sus hijos y ahorita está cerrado”, agregó Sasi.

Presuntamente, cuando el automóvil escapaba tomó rumbo hacia el barrio Monserrat, por la calle Jacinto Collahuazo. A la altura de la línea férrea habrían perdido el control, a causa de la velocidad con que iban, lo cual no les permitió frenar a tiempo y evitar el choque contra la residencia de la familia Sasi.

Con respecto a la reparación de los daños causados, el afectado manifestó. “El joven se llama Andrés Q. Nos dieron la información de que trabaja en el municipio, concretamente en el Registro de la Propiedad. Como saben las influencias, el joven ya está suelto y no quiere reconocer los daños. El caso está en la Fiscalía, ¿y cuál es la sorpresa? que ya le han absuelto, ya está libre para trabajar tranquilo”.