En mayo estaría lista la primera etapa de remodelación del exmonasterio

Ibarra. El Monasterio de El Carmen, exconvento de las hermanas Carmelitas está en proceso de rehabilitación y presenta un avance del 70 %.

La edificación, que tiene una dimensión de 7 872 metros cuadrados forma parte de una cuadra y está ubicada en las calles Juan de Velasco y Juan Montalvo.

El exconvento pertenecía a la Curia, pero pasó a ser parte de la Universidad Técnica del Norte (UTN), entidad que actualmente lo está recuperando.

Los 120 dormitorios del monasterio se convertirán en aulas para los estudiantes de la UTN.

Rehabilitación. Fausto Rodríguez, encargado de la construcción y mantenimiento de la UTN, informó que el inmueble fue adquirido por un monto de 1 millón 700 dólares.

Precisó que se realizó el estudio técnico y se tiene previsto restaurar en unas tres etapas, ya que la extensión es amplia.

En esta primera etapa se ejecutan trabajos de rehabilitación en los espacios que se convertirán en aulas y oficinas. El monto de esa intervención es de USD 466 961. Rodríguez también señaló que se le entregó un anticipo del 50 % a la empresa constructora, ganadora del proyecto.

A finales de diciembre de 2018 empezó la rehabilitación de la obra y la primera etapa estaría culminando a finales de mayo.

Intervención. De acuerdo a las posibilidades y el financiamiento que tenga la universidad se prevé intervenir con una segunda etapa, así lo confirmó Rodríguez.

“La construcción comprende toda una manzana completa y lo que se está haciendo ahora es la recuperación de la entrada al edificio central”, dijo el funcionario.

Teresa Villalba, responsable de la Unidad de Patrimonio del Municipio de Ibarra, mencionó que han mantenido varias reuniones técnicas con las autoridades de la universidad.

“Es una intervención bien hecha y honesta, eso nos ha dado una suerte de garantía de que la UTN va a ser un trabajo correcto”, agregó Villalba.

Además, Villalba comentó que en la última reunión que se realizó la semana anterior se analizaron algunos detalles de lo que no se debe hacer en el inmueble, ya que consta de una tipología de claustro, el cual no tiene ningún tipo de ventanas que den a las calles.

Sin embargo, añadió que al convertirse ahora en aulas se necesita ventilación e iluminación. Teresa Villalba dijo que se autorizó a los técnicos para que se trabaje en la apertura de ventanas en los interiores del exmonasterio o a través de los techos.

Una vista aérea del exconvento que actualmente está en proceso de recuperación por la UTN.
El personal técnico de la obra interviene con la pintura en el inmueble ubicado en las calles Juan de Velasco y Montalvo.