“En las redes sociales hay que validar a las fuentes”

Ibarra. Las noticias falsas o ‘fake news’ tuvieron mucha influencia en la campaña política que acaba de vivir el Ecuador. Las redes sociales se inflaron con ellas, con el aparecimiento de páginas cuya característica fue el anonimato, aparición de los denominados trols y a ello contribuyó la falta de una legislación apropiada, que no signifique coartar la libertad de expresión, pero que implique sí, una orientación a la sociedad que deambula entre la fina línea de la desinformación y la verdad.

Pensar en el futuro. A estas alturas ya tenemos nuevas autoridades que han sido elegidas por el voto popular, en algunos casos con márgenes mínimos de diferencia, lo cual no significa que haya una fuerza de total apoyo para cumplir con el cometido de dirigir los destinos institucionales del ámbito público, en este caso de los gobiernos seccionales, hacia objetivos claros que impliquen un verdadero desarrollo sostenible en el tiempo, con proyección a un futuro de mediano y largo plazo.

Durante la campaña política. En nuestro país, hubo grupos de activistas que difundieron fake news(noticias falsas) de alto impacto y con relativo éxito, principalmente en ciudades importantes en donde la competencia electoral era muy cerrada. El problema de las noticias falsas no es el peligro de que la reproduzca cualquier medio o persona, en el caso de que pueda suceder, y eso ha pasado varias veces, de inmediato las cosas vuelven a su verdadero lugar, pero el daño ya fue causado a unos y favoreció a otros. Los que triunfaron utilizando estas artimañas que, lastimosamente, en nuestro país siguen sin frenos legales, seguirán utilizándolas desde la dignidad que los políticos han alcanzado. Eso está por verse, al igual que el resultado que vayan a tener en el espacio de las varias y complejas competencias que van a tener que enfrentar las autoridades electas.