En El Batán se incrementó el control policial

Tras la denuncia ciudadana publicada en EL NORTE el pasado 11 de septiembre, los comerciantes del sector aseguran que la presencia policial en el barrio El Batán, en Otavalo,  se ha incrementado, pero la inseguridad todavía se mantiene.

Para la mayor parte de habitantes y comerciantes de la zona, el problema radica en el consumo de bebidas alcohólicas artesanales en la vía pública. “Hay un grupo de jóvenes, hombres y mujeres que ya son alcohólicos los que se han adueñado de estos espacios.

Algunos de ellos van de tienda en tienda exigiendo algún producto o simplemente se van llevando lo que encuentren a su paso”, aseguró una comerciante de la zona que pidió no ser identificada.

Sisa Túquerres, comerciante de la calle 31 de Octubre, también coincide en que la principal dificultad en la zona es la presencia de este grupo de alcohólicos que provocan inseguridad.

En este aspecto, el panorama sigue siendo el mismo que se denunció la semana pasada. A pesar de la presencia de Agentes de Control Municipal, su trabajo es insuficiente debido al gran número de vendedores informales que se ubican en la calle 31 de Octubre, desde la Juan Montalvo, hasta la Colón y en toda la calle Abdón Calderón.

“Los policías amablemente les piden que se retiren pero, por la necesidad, muchos vuelven a este lugar”, dijo Cristian Ruiz, comerciante de la zona.

Operativos
La comisaria nacional de policía del cantón Otavalo, Diana Palaguachi, explicó que para el control de este espacio se está realizando un trabajo coordinando con varias instituciones. “Con esto queremos tratar de erradicar cualquier tipo de alteración del orden público que tenga la ciudadanía. He propuesto para nuestro cantón el tema del sector El Batán, que preocupa y alerta a la ciudadanía”, dijo Palaguachi.

En estas intervenciones, según la comisaria, también se ha coordinado con la comisaría municipal.

Primeros controles
El pasado sábado se realizó un operativo en este barrio para recuperar una casa abandonada que estaba siendo utilizada como vivienda por el grupo de alcohólicos que han hecho suya esta zona del Batán.

Según la comisaria nacional, en esta vivienda se encontraron evidencias del consumo de otro tipo de drogas. “La intervención en esta vivienda se realizó por pedido del propietario. En esta casa se hallaron pipas, vestigios de las personas que habitan la vivienda de forma irregular, quienes para ingresar rompieron puertas y pernoctar en este espacio”, dijo la autoridad.

Venta de ‘puntas’
Los comerciantes y habitantes de la zona coinciden en que la venta de licor artesanal, ‘puntas’, es uno de los principales problemas de este barrio. “El sector es conocido por eso. Hay tiendas que de forma camuflada venden este producto. Muchos saben quiénes son pero prefieren no denunciar. No ha habido nadie que ponga fin a este ‘negocio’ que se realiza en el barrio por décadas”, dijo Raúl Camuendo, habitante de la ciudad.

Comerciantes
Según Ruiz, tras la publicación de la denuncia ciudadana, algunos comerciantes del sector ya han empezado a actuar para evitar ser víctimas de este grupo de personas que provocan zozobra a los transeúntes y propietarios de establecimientos. “Veo que algunos vecinos ya se han percatado de esta situación y ahora ya saben cómo actuar para resguardar su integridad. Hemos dialogado para empezar a unirnos por nuestra seguridad”, dijo el comerciante.

Otros espacios
La Comisaría Nacional también intervino en el puente de la calle Morales, frente al mercado 24 de Mayo. Debajo de esta infraestructura también se encontró a dos personas que utilizaban este espacio para pernoctar y consumir drogas. Todo esto se realizó producto de la denuncia ciudadana.