En Cayambe destruye 19,6 toneladas de drogas decomisadas en 2018

Quito. Ecuador destruyó hoy 19,6 toneladas de diferentes tipos de drogas decomisadas en algunas operaciones antinarcóticos efectuadas durante este año, informó el Ministerio del Interior.

Se trata de la destrucción más grande de droga en lo que va del año, periodo en el cual han sido reducidas 96,68 toneladas de estupefacientes, informó la Policía en un comunicado.

El proceso se efectuó en una planta de quemado en el sector de Cayambe, a 67 kilómetros al norte de Quito, en presencia de autoridades judiciales, de la Policía y del Ministerio del Interior.

La destrucción de las sustancias incluyó dos modalidades: la incineración y el “encapsulado”, por el cual algunas sustancias se mezclan con agua, cal, cemento, vidrio y tierra para inutilizarla.

Las 19,6 toneladas corresponden a 93 operaciones ejecutadas en las provincias de Guayas, Los Ríos y Santa Elena, añadió el comunicado tras señalar que el proceso de incineración cumplió estrictos estándares de seguridad y se efectuó en un centro de remediación ambiental contratado por el Ministerio del Interior.

El viceministro del Interior, Diego Tipán, explicó que la incineración de un kilo de sustancias estupefacientes cuesta 1,46 dólares; mientras que el encapsulamiento vale 0,60 centavos de dólar.

Relató que este último paso es un procedimiento amigable con el medioambiente y está autorizado por la Organización Naciones Unidas.

Por su parte, el general Carlos Alulema, director Nacional Antinarcóticos, indicó que las drogas aprehendidas en operativos pasan por un proceso judicial y tienen a una persona responsable en cada etapa, con lo que se certifica la cadena de custodia.

Durante el proceso una autoridad judicial garantizó que los sellos no hayan sido alterados, mientras que un juez verificó mediante una balanza que la cantidad transportada corresponda a la que iba a ser destruida.

También, un helicóptero de Aeropolicial monitoreó desde el aire, el cumplimiento de la ruta establecida.

Por último, técnicos especializados hicieron pruebas químicas para garantizar que el producto a destruir corresponda a los alcaloides decomisados.