En Camuendo hay preocupación por minas de piedra

Otavalo. Para Antonio Potosí, habitante de la comunidad Camuendo, sector Chilco, el trabajo que realizan para extraer piedra en varios puntos de este lugar es motivo de preocupación. La vivienda de su madre está ubicada a pocos metros de una excavación y teme que esta propiedad resulte afectada.

Preocupación. “Desde hace algunas semanas iniciaron a excavar, con maquinaria pesada, a unos 10 metros de donde está la casa de mi mamá. Desconozco si tendrán permisos para hacer estos trabajos pero me preocupa porque se está afectando a la zona”, dijo Potosí.

Comunidad. El sitio donde se encuentra la mina de piedra está ubicado al sur de la UPC del Chilco, dentro de la comunidad Camuendo. Según el preocupado ciudadano, el cabildo de la comunidad sería quien autoriza que se realicen estas excavaciones.

Dirigencia. EL NORTE dialogó con Segundo Sinchico, secretario de la comunidad, quien desmintió la afirmación que hiciera Potosí. “Estoy tres años dentro de la administración de la comunidad y no se ha dado ningún permiso, ni hemos autorizado a nadie. Como cabildo hemos estado exigiendo a los mineros que las excavaciones no sean profundas, ellos nos han dicho que son tres metros nada más, pero cuando vamos a constatar los trabajos hemos observado que dejan taludes de 8 a 10 metros y eso nos preocupa”, dijo Sinchico.

El secretario aseguró también que los propietarios de los terrenos de la zona negocian directamente con los mineros para la explotación, ‘la comunidad no tiene nada que ver en ese tema’, señaló.

Daños. Para los dirigentes de Camuendo, el trabajo que realizan los mineros podría provocar algún tipo de deslave, especialmente en épocas de lluvia, pues aseguran que la extracción de piedra también se ha realizado en una quebrada que nace en el sector Azaya, a los pies del Tayta Imbabura, y desemboca en el lago San Pablo.

“Sabemos que tiene permisos pero desconocemos la forma en la que están minando. Cuando se presenten lluvias fuertes es posible que el agua afecte a las casas que se encuentran en la parte baja de la comunidad. Hemos solicitado que se ensanche la quebrada pero hasta el momento no hemos tenido respuesta”, dijo Sinchico.

Explicación. Patricio Flores, minero del sector, aseguró que para sacar la piedra de la mina cuentan con un permiso de explotación desde el 2012, el mismo que es válido por 10 años, y tienen también la ficha ambiental aprobada.

Según el documento que mostró el minero, el área donde pueden realizar la explotación es de 4 hectáreas. “No podemos extendernos más de esos límites porque trabajamos con coordenadas y tenemos inspecciones regulares por parte de la Agencia de Regulación y Control Minero, Arcom”, explicó.

Controversia. El secretario de Camuendo aseguró que los mineros aportan económicamente con 50 dólares mensuales y materiales para trabajos que requiera la comunidad, pero Flores dijo que son 100 dólares los que aportan cada mes. “En ocasiones les damos reunido pero no sabemos en qué se invierten estos dineros”, mencionó.

Antonio Potosí muestra la zona de explotación que está ubicada cerca de la vivienda de su madre.
Patricio Flores muestra una copia del permiso de explotación emitido en 2012 válido por diez años.
En la zona de explotación existe la señalización adecuada y aseguran que cuentan con los permisos correspondientes.