En busca de un sueño dorado…

En medio de una situación crítica, cientos de personas prefieren pasar días enteros “sudando la gota gruesa” para extraer ese metal dorado tan ansiado por todos. Según ellos, ese sacrificio vale la pena para el bienestar de la familia. Otros dicen que su experiencia como artesanos de tantos años de trabajar en minas de oro, les ha servido para lograr subisistir en las condiciones en que viven aquí.

Al ingreso de la parroquia Buenos Aires observamos una cascada que es adornada con luces de colores. Esta obra se realizó con la colaboración de los dueños de los vehículos que ingresan al sector.
Flavio Alcivar es uno de los diez trabajadores que arreglan las cadenas de las motosierras que ocupan en este sector.
La habilidad de construir un techo con bases de árboles simulan una casa de madera, para combatir el frio que hace en el lugar.
En sacos de yute es transportado el material aurífero por medio de cables, con una extensión de hasta 1 700 metros.
En este lugar se comunican mediante radios, de extremo a extremo, para poder estar en contacto. El trabajo continúa en El Triunfo.
Luis Zambrano sentado sobre un árbol escucha las resoluciones tomadas por los dirigentes de las tres provincias.