En 2018 se 11 310 sacos de material minero

Ibarra. Andrea Cárdenas, directora ejecutiva de la Agencia de Regulación y Control Minero, Arcom, dialogó con este medio de comunicación y analizó la situación que se vive, hace ya más de un año, en la parroquia de Buenos Aires, perteneciente al cantón Urcuquí.

La funcionaria aseguró que el trabajo que se ha realizado en la provincia ha dado buenos resultados y que esto se ve reflejado en las cifras de decomisos y operativos que se han ejecutado en la zona, laborando de forma articulada con la Policía Nacional, Fuerzas Armadas, Fiscalía y Ministerio del Ambiente.

“El sector es social y económicamente conflictivo, en eso estamos conscientes y por ello es que se organiza de forma constante las inspecciones y operativos con el resto de instituciones. Me gustaría recalcar el compromiso que tenemos como Arcom de velar porque las actividades mineras que se realicen, se las hagan de forma responsable, que sean sustentables con el medio ambiente y se proteja los recursos del estado”, señaló Cárdenas.

La funcionaria aseguró que gran parte de las actividades que se realizan en Buenos Aires, no se manejan de forma técnica y operativa y eso genera una gran afectación, en la parte social, económica y ambiental.

Daño a la naturaleza. La directora mencionó que el equipo de Inteligencia de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas han llegado a evidenciar que, efectivamente, estos grupos delictivos están trabajando ya con algunas plantas en el lugar, que les permiten procesar el material, generando grandes complicaciones, no sólo a la provincia, sino también al país.

“Estamos hablando de recursos naturales no renovables, en los cuales el Estado se está perdiendo de percibir los impuestos establecidos por Ley y se generan grandes conflictos, sobre todo en la parte ambiental.

Todas las cuencas hídricas siempre tienen un punto de partida y desembocan en algún lugar, si estamos hablando de que están realizando actividades, en donde contamos con presencia de mercurio principalmente, eso genera intoxicaciones y afectaciones a la salud de la población de la provincia”, aseguró.

Trabajo. Con respecto a las acciones que se realizan en el sector, la funcionaria manifestó que ellos no tienen competencia para detener a las personas inmersas en este delito, pero sí proceden y verifican la actividad ilegal, para realizar el decomiso y la incautación, tanto de la maquinaria que se emplea para realizar estas actividades, como del mineral que ellos han extraído de la zona.

Además mencionó que ellos se hacen cargo del almacenamiento del material, con la respectiva custodia de la Policía Nacional, mientras se realizan los procesos investigativos y se llegan a determinar las responsabilidades de los detenidos.

¿Qué pasa con el material incautado? La directora dijo que en caso de que se determine que ese material tiene que ser entregado a la Arcom, ellos tienen que subastarlo, aunque éste aún no ha sido el caso de las más de 1 500 toneladas extraídas de Buenos Aires.

“Los recursos que se obtengan son ingresados a la cuenta única del tesoro nacional, en beneficio del Estado, partiendo de la lógica de que estamos hablando de recursos naturales no renovables. Hasta el momento no ha habido procesos de subasta del material que ha sido incautado y embodegado en Imbabura”, señaló.

Al cuestionarle de cuándo se va a intervenir en la zona, la funcionaria aseguró que esto es un problema social y necesitan la colaboración y participación de la ciudadanía con sus denuncias y quejas de identificación de todos los puntos en donde se están realizando estas actividades que gran prejuicio ocasionan al país. “Nosotros trabajamos de manera conjunta con el resto de instituciones, velando porque los recursos naturales del Estado sean explotados de manera responsable y en beneficio de todos”, dijo.

Desde la Arcom se informó que, en todo el 2018, se realizaron 156 operativos de minería ilegal.
En el último operativo del 16 de enero se decomisó 600 sacos con material aurífero y 36 equipos para realizar actividad minera ilegal.
Andrea Cárdenas destacó el trabajo del coordinador Esteban Espíndola y aseguró que los resultados en Imbabura son evidentes.