Empresas deben cumplir con la inclusión laboral

Ibarra. Las personas con discapacidad con deficiencia o condición discapacitante tienen derecho a acceder a un trabajo remunerado en condiciones de igualdad y a no ser discriminadas en las prácticas relativas al empleo. A través del Sistema Integral Laboral (SIL) de las 50 personas que han sido orientadas, solo 28 forman parte de la nómina de una empresa pública o privada en este año.

Importante. A partir del año 2010, por medio de las federaciones con algún tipo de discapacidad se creó el Servicio Integral Laboral (SIL) que en al año actualmente está llevando un proceso de 50 personas orientadas, esto quiere decir que estos ciudadanos en todo el año han llegado al Conadis en busca de trabajo.

“Lo que se hace es un proceso de involucramiento en el ámbito laboral, principalmente sabiendo los procesos de capacitación, que es lo que necesitarían para su autoformación, se ha hecho esfuerzos para que estas personas ingresen a los cursos con el SECAP para que ellos puedan desenvolverse en el trabajo que van a desempeñar”, dijo Lucía Díaz, analista territorial del Consejo Nacional de Igualdad de Discapacidades (Conadis) en Imbabura.

Días menciona que de las 50 personas que han sido orientadas, lamentablemente, solo 28 personas han sido ingresadas en el ámbito laboral en diferentes campos laborales a través del SIL durante este año.

Cabe mencionar que los procesos para las instituciones públicas existen a través de Socioempleo que maneja el Ministerio de Relaciones Laborales. Tomando en cuenta que son más de 13 mil personas con discapacidad en Imbabura y que solamente se han insertado 28 por el SIL se observa claramente que existe un desfase.

“Para compensar este desfase que existe entre la integración laboral y las diferente opciones que brindan las empresas públicas y privadas, se ha creado la otra parte del microemprendimiento”. En noviembre capacitarán con BanEcuador en lo que se refiere a microemprendimientos y microcréditos que pueden manejar las personas con discapacidad, además dentro de lo que es inclusión laboral muchas de las personas no han terminado ni siquiera la secundaria, según Díaz esto dificultan el hecho de que se integren regularmente a cualquier trabajo ya que dependiendo de la situación si piden títulos académicos.

“Por este tema es cuando las personas con discapacidad no pueden ingresar al ámbito laboral, este es otro eje que se ha abierto para suplir a través de microemprendimientos, esperamos que con BanEcuador a través de la línea de créditos para personas con discapacidad, aquí se podrá ver las habilidades para que puedan tener un sustento económico para sus familias”.

Para que puedan ingresar a trabajar no existe un determinante de porcentaje en el carné de discapacidad ya que este documento se entrega desde el 30% en adelante, es decir que las personas que ingresan dentro de los sustitutos son solo personas con discapacidad física a partir del 75% o más e intelectual con un 65% o más.

Solo en estos casos puede ingresar un familiar para ser sustituto de una empresa y que le puede garantizar la estabilidad laboral en diferentes instituciones.

La reforma indica que cada trabajadores, uno debe tener algún tipo de discapacidad, Díaz enfatizo que anualmente se realiza dos inspecciones con el Servicio de Integración Laboral, Conadis y Ministerio de Trabajo.

Hermógenes Rodríguez, es una persona que tiene discapacidad física y trabaja como portero de la Unidad Educativa “La Inmaculada” hace ocho años, dice que se siente muy agredido con la institución para brindarle esta oportunidad para trabajar.

22 años ya tiene el carné de discapacidad y contó que encontró trabajo en esa unidad educativa ya que una sobrina que estudiaba en el lugar le avisó que estaban buscando una persona que tenga discapacidad. “Yo vine, presenté la carpeta y me recibieron, hago mi trabajo de la mejor manera”.

Para Daniela L., no ha sido nada fácil conseguir un trabajo a pesar de que tiene este documento.