Las emprendedoras de la parroquia Eugenio Espejo reclaman por daños

Un grupo de mujeres emprendedoras de cuatro comunidades de la parroquia Eugenio Espejo pusieron su reclamo ante la acción del cabildo de la comunidad Chuchuquí, quienes luego de una asamblea, decidieron derrocar un tanque para enjuagar chochos que las ciudadanas construyeron en una propiedad privada durante la emergencia.

“Somos 15 mujeres de cuatro comunidades que vivimos de la venta de chochos. Durante la cuarentena no podíamos trasladarnos a las vertientes que utilizamos para desaguar nuestro producto y, con el apoyo del propietario de un terreno en San Javier, decidimos aprovechar el agua de una vertiente para hacer este trabajo y, a base de mingas, construimos este tanque”, dice Marta Males.

La ciudadana reconoce que fue un error de parte de este grupo de mujeres no haber dado a conocer sobre estos trabajos a las autoridades comunitarias de Chuchuquí, puesto que el terreno en mención se encuentra en la jurisdicción de la mencionada comunidad y colinda con Calpaquí, de donde es el propietario.

Una necesidad
La construcción de este tanque permitió que este grupo de mujeres siguiera trabajando durante la cuarentena. “Todas las comunidades estaban cerradas y no había transporte para llevar el producto hasta la comunidad Araque o a otras vertientes en donde desaguamos los chochos”, dijo la ciudadana.

Para este grupo de mujeres, tener un tanque de este tipo, permite un ahorro de 8 dólares en transporte y facilita el trabajo para quienes se dedican a esta labor en las comunidades Calpaquí, Censo Copacabana, Chuchuquí y Mojandita

El presidente del Gobierno Parroquial de Eugenio Espejo, Mariano Burga, aseguró que la institución desconocía de estos trabajos iniciados por las emprendedoras.

“La falta que se hace como comunidad de Chuchuquí es porque no han pedido autorización y no se han cumplido ningún proceso para la obra. Como Junta parroquial no hemos autorizado el derrocamiento ni la permanencia del tanque. Esto debe ser resuelto por los cabildos comunitarios, a pesar de que el municipio tiene competencia en este tipo de casos”, explicó.