Empleados de FDI se quejaron por deuda

IBARRA. Los empleados de la     Federación Deportiva de Imbabura (FDI) perdieron ayer la paciencia. Cerca de 20 trabajadores de la ‘Matriz del Deporte’ acudieron al Ministerio de Relaciones Laborales para poner una queja sobre los haberes que les adeuda la FDI. Pero no solo a ellos no les cancelan, sino también a los entrenadores.

Reacciones. El presidente de la FDI Mauricio Argüello encaró la audiencia.
“Están reclamando dos meses de haberes de la administración anterior. El presupuesto que nos llega es exacto. Reconocemos esa deuda y la cancelaremos. El Ministerio no me entrega dinero para cancelar montos de administraciones pasadas”, dijo el dirigente.
El próximo ocho de junio nuevamente se reunirán ambas partes para definir ese impasse.

El otro lado de la moneda. Los denunciantes también tienen sus argumentos. “No queremos polemizar. Buscamos un acuerdo a una deuda de la institución hacia los trabajadores. Lamentablemente no se nos ha dado una alternativa pronta a este caso. No hubo acuerdos”, dijo Carlos Armas, empleado.

Es la primera vez que pasa. Tanto Mauricio Argüello como Carlos Armas coinciden que es la primera vez que este tipo de problemas se registra a la Federación Deportiva de Imbabura y aún más que el caso llegue hasta el Ministerio de Relaciones Laborales.
“Es la primera vez que sucede. Pero estamos para solucionar”, dijo Argüello. Por su parte Armas aseguró que antes existió el diálogo.
“Antes no se llegó a estos términos porque había acuerdos con el presidente anterior”, dijo Armas.