Empezó con su emprendimiento hace 14 años y continúa creciendo

Mira. “Ya llevo 14 años dedicada a lo que es el arte del corte y confección, empecé muy joven. Nadie de mi familia se dedica a esta actividad y bueno fue algo que me gustó desde muy pequeña”, dice Margoth Pismag, una joven emprendedora de la provincia del Carchi.

“Le cuento que desde que tenía 8 años empecé haciendo travesuras con las sábanas de mi mamá. Luego ingresé a estudiar en un centro artesanal en la ciudad de San Gabriel y obtuve mi título cuando tenía apenas 15 años”, dice la emprendedora.

Sus inicios. Asegura que el emprendimiento empezó hace 14 años, lo hizo con una máquina básica que le había regalado su madre, el día en que se graduó del centro artesanal.

Testimonio. “Poco a poco fui aprendiendo, desde luego hubo fallas, hubieron errores, y de todo eso me fue quedando una lección y un aprendizaje, agradezco a mi madre quien fue el pilar fundamental en esta labor.

Mi sueño era algún día tener un máquina industrial, en aquel entonces era muy joven y no tenía el dinero para adquirir aquellas cosas. No pensaba hacerlo como un pasatiempo, sino que quería hacer ya una actividad profesional, y empresarial. Es así que con el transcurso de los años sin darme por vencida, he llegado hasta lo que es “Mil Costuras” en el día de hoy”, dijo Margoth.

Su visión a futuro. Al momento su taller cuenta con varias personas que le colaboran, este número varía, ya que cuando hay temporadas altas el número de colaboradores aumenta. “Nosotros nos encargamos de abastecer en lo que es uniformes para las instituciones educativas, por ejemplo antes la gente de aquí de Mira tenía que trasladarse a Ibarra para adquirir sus uniformes deportivos o formales. Es por eso que mi objetivo fue tener ese mercado. Como le digo hacemos uniformes de instituciones educativas, hacemos prendas personalizadas, ropa casual, vestidos, lencería y ropa deportiva. También realizamos vestidos de novia, hay prensas que requieren más atención”, concluyó.

Margoth Pismag confecciona prendas de vestir de acuerdo a las exigencias de los clientes, en todo material y modelo.
Margoth también tiene sus colaboradoras. Su principal clientela se centra en los cantones de Espejo y Mira, en el Carchi.