Emitieron sobreseimiento en caso de ataque o resistencia

Por vía telemática, el juez de Garantías Penales del cantón Ibarra, Francisco Chacón, dictó el sobreseimiento para los hermanos Roberto Carlos E. y Luis Felipe E., primos del fallecido Andrés Martín Padilla Delgado, quienes estaban siendo procesados por el delito de ataque o resistencia. La decisión tomada por el juez se conoció durante el final de la audiencia evaluatoria y preparatoria de llamamiento a juicio.

Sobre el caso
Los ciudadanos fueron denunciados por tres miembros de la Policía Nacional, luego de los incidentes violentos suscitados el 23 de agosto de 2018, tras la muerte de Padilla, sin embargo solo uno de los afectados aseguró haber reconocido a los presuntos agresores a través de redes sociales, mientras que los otros dos dijeron que fueron golpeados, pero no vieron a sus victimarios.

En la audiencia
Se supo que cuando el magistrado dio a conocer su decisión, mencionó que no se realizaron las pericias respectivas para comprobar que los agresores serían las personas procesadas y la investigación realizada por Fiscalía, se habría basado en la versión rendida por uno de los denunciantes, quien dijo que le informaron quienes serían los atacantes y luego los habría reconocido a través de redes sociales, para posteriormente presentar la denuncia y se empiece a realizar la investigación pertinente.

Durante la audiencia la acusación particular, representada por la Policía Nacional, se apegó a todo lo expuesto por Fiscalía, institución que desarrolló la investigación, tras conocer el cometimiento del presunto delito.

Lo dijo la defensa
Para los procesados la decisión del juez sería una muestra de que estaban siendo acusados de forma injusta, ya que aseguraron a sus abogados, que no se encontraban esa tarde en el control policial, sino acompañando al féretro de Padilla, sin embargo su defensa no desconoció las agresiones y desmanes ocurridos el 23 de agosto de 2018, en donde varios policías y civiles fueron golpeados, y los bienes del sitio fueron incinerados y saqueados, generando un gran perjuicio económico al Estado.