Emelec paseó al GUayaquil City en el estadio Capwell

Guayaquil. Ante un Capwell con un marco por debajo de lo habitual, Emelec recibió a Guayaquil City por el tercer giro de la Segunda Etapa. Los azules golpeados por la derrota sobre la hora ante Liga de Quito, los ciudadanos urgidos como pocos con el vértigo que genera la zona de descenso.

A Emelec le costó poco más de 10 minutos desde el inicio del trámite para encontrarse en su cancha. Salvo el sobresalto que provocó la llegada de cabeza de José Luis Quiñónez, los eléctricos tuvieron todo a su favor para encontrar la ruta hacia el arco contario.

Ya a los 21 minutos, el delantero Bryan Angulo convirtió en la portería de Damián Frascarelli, sin embargo, el juez observó un fuera de lugar en la jugada previa y clausuró el festejo de la fanaticada en los graderíos.

Guayaquil City intentó colapsar las arremetidas eléctricas con la conjugación de Flavio y Edison Caicedo. Pablo Mancilla y Michael Hoyos se convirtieron en los puntos de referencia claros para buscar los contraataques. El veterano José Luis Quiñónez fue el objetivo en cada pelota parada servida por los de Gavilánez.

Ya cuando el primer tiempo se expiraba, la zaga del City replegó sin tomar bien las referencias de marca y terminó pagando cuando Bryan Angulo los cogió mal parados y definió ante la salida inútil de Frascarelli. Gran definición del ‘Cuco’, que sigue siendo el gran comodín azul en momentos de apremio.

Para el complemento la tendencia favorable a los azules se intensificó aún más. Emelec consiguió poner contra las cuerdas al City desplegando a Burbano y López Pissano por las orillas. Los relevos en el mediocampo de Soso fueron dinámicos y veloces, provocando serios estragos en la toma de marcas de William Vargas y Walter Ayoví, siempre en desventaja y a contrapié.

Pasada la hora de partido, una imprudencia de José Luis Quiñónez terminó en el dictamen arbitral del penalti. Bryan Angulo fue al cobro y superó sin problemas a Frascarelli para el 2 por 0. Merecida distancia marcaron los millonarios, su rival terminó frenado a raya y sin poder de reacción la mayor parte del tiempo.

Con el partido llegando a su remate, Ronaldo Johnson aprovechó la ingenuidad de la zaga del City, colgada buscando la sanción del fuera de lugar, y convirtió la tercera con una definición fácil de cabeza ante una portería totalmente desprotegida.

La conclusión del juego fue mucho más lenta que el resto del trámite. Emelec se relajó con la ventaja de tres goles y Guayaquil City trató de guardar la posesión del balón para no ver caer su valla otra vez. Buena victoria del equipo de Soso, que aceleró en momentos exactos y sacó partida de la falta de jerarquía de un rival candidato firme al descenso.