Emapa responde a la Junta Cívica

Ibarra. “No hay tal deuda de 2 millones 500 mil dólares”, así respondió Gustavo Andrade, gerente de Emapa, a las declaraciones de la presidenta de la Junta Cívica, Lucía Estévez, en el sentido de que la empresa municipal tiene que cancelar el valor mencionado en el mes de mayo por una deuda adquirida con el gobierno español, por la construcción de la Planta de Tratamiento, PTAR.

“Nosottros estamos cumpliendo con todos los compromisos por la deuda adquirida de la PTAR a pesar que las administraciones anteriores no planificaron el pago de intereses”, aclaró.

Detalles. Gustavo Andrade, gerente de la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ibarra, Emapa, explicó que en febrero de 2014 se contrajo una deuda con el gobierno español, para construir la planta de tratamiento de aguas residuales del río Tahuando.

“Cuando entré a la gerencia de Emapa encontré a la PTAR como un elefante blanco y una empresa sobre endeudada, porque había que pagar intereses retrasados, que ninguna de las administraciones anteriores había cancelado por la deuda adquirida”.

Explicó además que en el convenio de pago con el gobierno español se estableció seis años de gracia para el pago de los interés y después se debe a pagar el capital, “es decir que en el 2021 se inicia con este pago”, dijo.

En diciembre de 2019 se pagó lo que correspondía al año anterior, 286 mil dólares y para lo que corresponde para el 2020 está incluido en el presupuesto 677 400 dólares.

Aclaró que no solamente se contempla el pago de interés y capital, si no también hay gastos que implica el mantenimiento y la operación que no se había previsto. “Cuando yo entré no había un modelo de operación y gestión de la planta”, añadió.

Por eso había varios problemas, dijo, con los moradores de la avenida Carchi en la administración anterior, “porque nunca se socializó la construcción de la planta en ese lugar”, sostuvo. “En cambio desde que yo estoy en la administración la cosa ha cambiado y Nelson Vaca, presidente del barrio, ha dado testimonio que se han mitigado los malos olores y el ruido en un 60 por ciento. Lo que dice mucho del los esfuerzos técnicos y responsables que se hace con respecto al manejo de la planta”, puntualizó. También manifestó que se ha conformado una comisión veedora de la población beneficiaria de la zona aledaña donde está ubicada la PTAR “y con ellos trabajamos para mitigar los malos olores”, dijo.