Emapa -I determinó las obras prioritarias para iniciar 2020

Ibarra. El gerente de la EMAPA-I, Gustavo Andrade, realizó una evaluación la gestión del segundo semestre del 2019 y anunció los proyectos que se realizarán el 2020 con un presupuesto de 15 millones 507 mil dólares.

Obras. Andrade destacó que durante estos siete meses de gestión se ha logrado la modernización de la empresa y se continuará trabajando en la misma línea con la finalidad de convertirla en una empresa responsable con autosustentabilidad. Dio a conocer que son algunas obras las que se ejecutan en beneficio de los diferentes sectores.

Es así como hace poco se dio inicio a la construcción del sistema de alcantarillado sanitario para la Asociación San Felipe, ubicada en la comunidad La Cadena, parroquia La Esperanza.

La obra se ejecuta en base a un convenio firmado entre la directiva de esta organización y la EMAPA-I, con una inversión que bordea los 60 mil dólares financiados por la Empresa y una contraparte de los beneficiarios. Son mil 365 metros de red en donde se ubicará tubería de 200 y 250 milímetros respectivamente.

También se construye una red de alcantarillado sanitario de 150 metros de longitud en el barrio Bellavista, en donde se instala tubería de 200 milímetros y, además, está prevista la construcción de cuatro pozos de revisión con las respectivas tapas, para facilitar el mantenimiento posterior.

Pérdidas de agua. La instalación de macro medidores y válvulas de presión y de control de niveles en redes, plantas de tratamiento y tanques de reserva de agua potable, es otra de las actividades que realiza personal, en este caso de la Unidad de Agua No Contabilizada de la EMAPA-I. Los trabajos forman parte del programa de reducción de pérdidas de agua potable que lleva adelante la institución desde el 2016.

Durante el presente año se logró instalar 15 macro medidores en diferentes sitios de la ciudad, con lo que se llega a 45 de estos equipos de un total de 75 que contempla esta intervención.

El Gerente de la institución dijo que con estos trabajos la EMAPA-I, busca reducir el índice de pérdidas de agua a niveles que bordeen el 30 por ciento en los próximos años. Según estadísticas de la Unidad de Agua No Contabilizada, actualmente este índice se ubica en el 39 por ciento, seis puntos menos que en el 2016, cuando empezó el proyecto. Destacó también la importancia de este proyecto al considerar que está encaminado a reducir las pérdidas del líquido vital y que los caudales que hoy no se puede usar por diferentes motivos, sirvan para mejorar el abastecimiento a la ciudad; aunque reconoció que para lograr bajar las pérdidas se requiere de una fuerte inversión económica para la adquisición de equipos y accesorios, que se necesitan para esta tarea.

Para 2020. Entre las principales acciones para el nuevo año destacó que Zambal de la Rosa y La Carbonería son algunos de los referentes que marcarán los objetivos de la empresa.

Richard Rubio, director de comercialización, destacó que también se iniciará con la fase del cambio de medidores para lo cual pidió la colaboración de la ciudadanía. “Se estima que la vida útil de un medidor es de 6 a 7 años y estimamos que más del 55% ya tienen que ser cambiados. Esto hace que exista un subregistro de agua que no es contabilizada y es una pérdida para la empresa”, dijo.

La primera etapa será socializada en las primeras semanas del próximo año.

De igual forma, dio a conocer la colaboración con la Asociación Imbalagos, que agrupa a 30 personas de la Economía Popular y Solidaria. Ellos serán los encargados de brindar servicios de plomería y arreglos varios.

“Vale recalcar que los daños que se suscitan del medidor hacia adentro de un hogar ya es responsabilidad del propietario. Muchos de ellos nos dicen que les recomendemos a plomeros y esta es la oportunidad de generar empleo”, detalló Rubio.